archivo

Por Alejandro Villegas
El ciudadano presidente proyecta, en el discurso, como un logro de su administración la decisión de la administración Biden a reabrir noviembre la frontera con México, pero está lejos de ser así.
La decisión estadounidense, en principio no tiene fecha precisa, ni puede tomarse como un hecho generalizado que se traduzca en la reanudación del flujo transfronterizo que favorezca las actividades económicas y sociales entre México y Estados Unidos.
En el mejor de los casos aún restan más de 15 días para que la reapertura se concrete, en tanto, pueden pasar muchas cosas.
Evidentemente las reglas de la reapertura serán determinadas por la administración Biden y acatadas por el gobierno de México.
En principio, hay discrepancia entre lo señalado por el ciudadano presidente quien dijo que la apertura se daría a partir del 1 de noviembre y el ciudadano canciller, quien casi de inmediato refirió que el secretario Alejandro Mayorkas le había informado que la apertura tendría lugar, sin precisar fecha, en los primeros días de noviembre.
Lo cierto es que aún hay muchos detalles que concretan para la reapertura de la frontera con México, por parte de Estados Unidos, pero al ciudadano presidente le urgía como siempre ganar el aplauso del respetable, aún con el riesgo de que la administración Biden cambie no sólo de fecha, sino de parecer.
Legalización
La determinación del ciudadano presidente de legalizar la estancia de autos de procedencia extranjera, en los estados fronterizos del norte, sin duda será bien recibida por los propietarios, y llevarán a los empresarios de la industria automotriz nacional a expresar su inconformidad.
El beneficio social se aprecia lejano, por más que el ciudadano presidente argumente que con esa acción se evitará que los vehículos ilegales sean utilizados para cometer ilícitos.
Los vehículos serán regularizados, con un bajo costo, y con ello se repetirá una acción realizada antaño por otras administraciones.

Artículo anteriorCoparmex Puebla respalda decisión del gobierno estatal de reactivar actividades económicas
Artículo siguienteAtisbos. Votar voluntariamente a fuerza