En la Cuarta Transformación: hechos, no palabras. Así se palpa en Cárdenas a solo días de terminar un primer ciclo con autoridades cobijadas bajo el ideario del nuevo régimen. Es el penúltimo jueves de septiembre y pese a la pandemia de Covid-19, que ha cambiado la dinámica de interacción social, aquí se respiran aires de bienestar.

El alcalde Armando Beltrán Tenorio, que el próximo 4 de octubre entregará la estafeta a su sucesor, da la bienvenida a la máxima figura pública de la entidad.

El contingente es reducido. Atrás quedaron los tiempos de grandes concentraciones, de besos, abrazos y contacto físico con la gente. Hoy son tiempos de sana distancia y de mantener cuidados preventivos, como recomienda una ‘voz en off’ que se emite desde una camioneta equipada con alto parlamentes que circula permanentemente por la calle Miguel Orrico de los Llanos.

Aunque la audiencia no es mucha y se extraña el barullo que da color y sabor a la entrega de beneficios y acciones de gobierno, el paso del jefe del Ejecutivo por esta tierra no desmerece. Apenas pisa la cabecera, corta el listón inaugural de la rehabilitación integral de la calle que lleva el nombre del general revolucionario y ex gobernador del estado.

La inversión no es nada despreciable: 10.5 millones de pesos, para mejorarla con pavimentación de concreto hidráulico, lo que permite conectar a tres colonias populares de la cabecera municipal, y reforzar los servicios de drenaje y agua potable.

En la llamada “Tres Veces Heroica”, “y ahora más heroica con estas buenas e importantes obras que el gobierno responsable y entregado de la 4T  que encabeza Armando Beltrán”, remarca Merino Campos, Cárdenas ‘está transformando su rostro”.

El mandatario estatal escudriña en sus recuerdos de la niñez, para describir cómo los gobiernos de aquella época “hacían una calle y luego tenían que romperla porque olvidaban meter el drenaje y todo se volvía un gastadero; ahora, en la Cuarta Transformación las obras se hacen con planeación y calidad”.

Con la llegada del nuevo régimen a los gobiernos federal, estatal y municipal, advierte, la gente ya no tiene porqué “venir aplaudirle por nada a las autoridades”. Las obras se hacen bien, porque tienen el consentimiento de los propios ciudadanos, enfatiza el Gobernador Carlos Merino.

Y lanza una sentencia que cala hasta los huesos: “los buenos gobernantes son aquellos que escuchan a su gente y actúan en consecuencia; aquí está el mejor ejemplo: obras como éstas, con pavimentaciones de calidad, evidencian el uso racional y responsable del presupuesto, y confirman que cuando se quiere y se tiene voluntad, se puede”,

El reconocimiento es inmediato. El alcalde Beltrán Tenorio remarca que con Carlos Manuel Merino, “el capitán”, como todos le nombran para hacer alusión a su formación como piloto aviador, es garantía de continuidad del proyecto de la 4T en Tabasco. “Su nueva encomienda la ha iniciado con el pie derecho, trabajando todos los días”, enfatiza el edil.

En esta municipalidad, la transformación ha impactado en todos los rubros y nos ha ayudado a salir del bache, reafirma el primer regidor, y hace alusión al mejoramiento en los niveles de seguridad, en el campo, en la educación, en la salud, en el desarrollo urbano, pero sobre todo, en el progreso social de los más vulnerables.

 

Artículo anteriorLos jóvenes son la fuerza de Acción Nacional: Genoveva Huerta
Artículo siguienteImpulsa Gobierno de Morelos reactivación económica con cadena comercial