archivo

Por Alejandro Villegas

El ciudadano secretario de Hacienda se sumó al pronóstico del ciudadano presidente en torno a la recuperación de la economía en el corto plazo, a niveles similares a los registrados en los meses previos a la pandemia.

Sin duda, la previsión es agradable al oído y alienta el espíritu, pero de ahí a que se traduzca en una mejoría en general de la economía, hay una enorme distancia.

La actividad económica en términos generales puede reactivarse en el mediano plazo, pero sin duda el daño en las finanzas personales, así como en el bienestar de las familias, tardará años en ser patente.

Los efectos en la inflación y en la cartera vencida de bancos e instituciones de créditos, así como en financieras e inmobiliarias, entre otros actores económicos, están lejos de ser superados en el corto y mediano plazos.

Evidentemente las perspectivas oficiales de recuperación económica contrastan con el panorama que tienen ante sí las finanzas personales y familiares.

Pero de ello, poco se habla, en este plano, en definitiva, no están primero los pobres, sino el discurso de la recuperación, aunque los pronósticos de los especialistas en el plano global sean adversos.

No cabe duda que desde la comodidad de Palacio Nacional, el panorama se aprecia de manera distinta que desde la perspectiva ciudadana.

Legislativo

Los acuerdos alcanzados para sacar adelante las emisión y modificación de leyes en lo que va de la LXV Legislatura, ponen en evidencia que la solidez del bloque opositor es más endeble de lo que alardearon sus integrantes.

Al paso que va la férrea oposición comprometida, pasará a ser un amigable acompañamiento, que exhibirá el temprano naufragio de la empresa de recuperación de la presidencia en 2024.

Artículo anteriorNoticias Breves. México contabiliza, a la fecha, 267 mil 969 decesos por COVID-19
Artículo siguienteFiscalía poblana sustentó pruebas contra presuntos homicidas de ex edil de Oaxaca