La Secretaría de la Función Pública informó que los empleados al servicio del Estado regresarán este lunes 2 de agosto a laborar de nueva cuenta a sus oficinas, bajo un nuevo esquema.
Los primeros en regresar, tras pasar más de un año en home office, serán las personas que cuenten con su esquema completo de vacunación contra COVID-19.
En el decreto, publicado en el Diario Oficial de la Federación (DOF), señaló que antes, los trabajadores deberán realizarse una prueba de detección del virus SARS-CoV-2.
Los titulares de las dependencia de la Administración Pública Federal organizarán las plantillas de trabajadores esenciales.
Los empleados alternarán días de trabajo presencial con otros a distancia, además que todos deberán respetar las medidas sanitarias y de sana distancia establecidas por la Secretaría de Salud para evitar repuntes de contagios de coronavirus.
Sin embargo, podrán seguir laborando a distancia personas con discapacidad; mujeres embarazadas o en periodo de lactancia; y personas con enfermedades crónicas como obesidad mórbida, diabetes, hipertensión arterial, asma, infección por VIH, enfermedad renal crónica, cáncer en tratamiento, entre otras.
Luego del anuncio del gobierno para permitir el regreso a las oficinas con un aforo del 20% en medio de la pandemia del COVID-19 dado en abril, el líder de la Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado (FSTSE), Joel Ayala, advirtió que deben estar vacunados.
“Es un condicionante: no podemos aceptar el nuevo riesgo porque la historia nos ha indicado que los trabajadores tienen todo el derecho de ser protegidos”, afirmó en su momento.
Este inicio de semana regresaran a trabajar empleados del sector de oficinas a sus labores. “Sabemos la importancia de devolver el dinamismo a la economía, pero la salud de los trabajadores es primordial”, subrayó.
Joel Ayala detalló que hasta el momento, el gobierno federal no ha convocado al sindicato a un diálogo para estudiar el tema.
“La verdad de la situación es que nosotros no queremos provocar una acción radical de los trabajadores del país porque, en última instancia, ellos se pueden oponer al regreso si no hay las garantías”, apuntó.
Ayala Almeida resaltó que si se garantizan las vacunas y las pruebas anti-Covid, los burócratas estarían en la mejor disposición de regresar a las oficinas.

Artículo anteriorFinanzas y economía. De enero a junio, los ingresos presupuestarios del sector público registraron un crecimiento anual de 7.3%: SHCP
Artículo siguienteNoticias breves. López Obrador defiende su estrategia de “abrazos, no balazos”