Alejandro Villegas

El ciudadano presidente recurre a una argucia verbal para alejar todo posible mal de su entorno. Informa que rescataron al séptimo minero, sin precisar que fue su cadáver.

Así de simple falta a su compromiso de no mentir, al ser impreciso en su declaración.

Debiera tener claro que nadie en su sano juicio podría culpar a su administración de la muerte de los siete mineros de Múzquiz, y que la ciudadanía agradece la transparencia.

Pero todo indica que el ciudadano presidente está dispuesto a alejar toda posible mácula de su gestión, para que nada afecte su nivel de popularidad y aceptación.

De ahí que hable de rescate de mineros, en lugar de recuperación de cadáveres, al igual que guardadas las debidas proporciones, guste de aludir a sus adversarios como conservadores, en lugar de citarlos por su nombre.

Todo sea por conservar la imagen y aceptación sociales.

Pandemia

La cancelación de las conferencias sobre la pandemia, es bien recibida, pero eso no implica que los contagios estén controlados.

Los decesos y nivel de contagios siguen a lo largo y ancho del país, por más que insistan el ciudadano presidente y su séquito en darle vuelta a la página.

La realidad es que ni siquiera una cuarta parte de la población del país está vacunada, al momento, por lo que cancelar las conferencias del sector salud por más desgaste que represente, no puede dejar de apreciarse como diría un clásico, como una acción de “tirar el arpa” y comenzar a desentenderse del tema.

 

 

 

Artículo anteriorAtisbos
Artículo siguienteLópez Obrador destaca trabajo continuo y coordinado para recuperar cuerpos de mineros en Múzquiz, Coahuila