Ante las contingencias naturales que han afectado a la población en las últimas horas, la Secretaría de Desarrollo Social (SEDESO) de la Ciudad de México se mantiene en alerta para brindar atención y apoyo, entregar bienes materiales y ofrecer albergue a quienes lo necesiten.
Brigadistas de la dependencia auxiliaron ayer a más de 3 mil personas, tras el levantamiento de necesidades detectadas durante las visitas domiciliarias, a quienes resultaron afectados por las lluvias torrenciales que se registraron el miércoles pasado.
Tras los recorridos, la cifra de viviendas dañadas asciende a 685, localizadas en al menos nueve colonias de las delegaciones Tlalpan, Xochimilco y Coyoacán, que fueron las que resintieron el mayor impacto de las precipitaciones.
La SEDESO tiene disponibilidad de proporcionar 6 mil bienes por día, desde material de limpieza, botas, impermeables, colchones y tinacos; aparatos electrodomésticos, lavadoras, estufas, refrigeradores y de refuerzo de construcción, como polines y láminas, y a través de su Sistema de Comedores Públicos y Comunitarios puede otorgar 2 mil 600 raciones diarias de comida, para asegurar la alimentación de las personas.
Para la dependencia lo más importante es salvaguardar la tranquilidad de las personas y entregarles los satisfactores indispensables. En atención a las instrucciones del Jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera Espinosa, las brigadas del “Ejército Rosa” permanecen recorriendo las zonas afectadas por las lluvias de los últimos días y atienden peticiones sobre afectaciones derivadas del sismo que se registró la noche del jueves.
Los pronósticos meteorológicos prevén precipitaciones pluviales intensas el fin de semana. Para hacer frente a la situación, la dependencia recuerda que habilitó cuatro albergues fijos; además, en coordinación con las delegaciones, se tiene considerado la apertura de otros cuatro para resguardar a quienes lo requieran.
Las brigadas de la SEDESO dan respuesta a las demandas de la población, a través de educadoras, promotores, personal de los comedores, así como especialistas en geriatría para revisar la salud de personas mayores, que son, junto a las y los niños, las mujeres embarazadas y quienes padecen alguna enfermedad crónico degenerativa, los grupos prioritarios.