Los Servicios de Atención Psiquiátrica (SAP) de la Secretaría de Salud y el Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de La Fuente Muñiz desarrollan una estrategia de atención mental a migrantes ilegales de México y Latinoamérica, que puedan ser deportados.
Así lo anunció el titular de los SAP, doctor Eduardo Madrigal, en la conferencia de prensa para conmemorar el Día Internacional de la Prevención del suicidio, donde alertó que los migrantes ilegales son un grupo vulnerable a sufrir algún trastorno mental.
Por medio de esta estrategia, detalló, se busca atender en nuestro país a mexicanos y personas de otros países de Latinoamérica que pasen por el territorio mexicano hacia su país de origen cuando son deportados, aseveró el doctor Madrigal.
Informó que de acuerdo con información de las Ventanillas de Salud que se ubican en los 52 consulados de México en Estados Unidos, las personas ilegales que se encuentran en tránsito o están en riesgo de ser deportados, son más vulnerables a padecer trastornos mentales como depresión, ansiedad y adicción a sustancias tóxicas.
En la conferencia de prensa, al referirse al suicidio, dio a conocer que 80 por ciento de estos eventos fatales, se debe principalmente a trastornos como la depresión, adicciones e impulsividad.
En 2014, dos mil 424 adolescentes y adultos jóvenes de entre 15 y 29 se suicidaron. Esto debe alertar a la población y a las autoridades sobre dicho problema, el cual tiene su origen en los trastornos mentales, por lo que es necesario que el sector salud, las organizaciones civiles y la sociedad, trabajen en conjunto para atenderlo.
Estudios mundiales indican que cuando los trastornos mentales se presentan en la niñez o adolescencia, el riesgo suicida aumenta cinco veces y en la población adulta incrementa 11 veces.
Durante la conmemoración, se signó un convenio de colaboración entre la Asociación Psiquiátrica Mexicana, la Secretaría de Salud y los Servicios de Atención Psiquiátrica y otras organizaciones, con el objetivo de prevenir y disminuir el suicidio en México.
El convenio incluye propuestas para disminuir las tasas de suicidio, como la detección temprana, diagnóstico y tratamiento oportuno a personas con trastornos mentales, educación e información a la población sobre este problema de salud pública, capacitación y sensibilización del personal de salud, entre otros.