Imagen: Excélsior

La Jornada. Mientras el Comité Ejecutivo Nacional del PAN, advirtió que serán sancionados los cinco senadores que votaron junto al PRI la integración de la nueva mesa directiva de la cámara alta, su titular, Ernesto Cordero, rechazó que exista motivo para que se le castigue o sea expulsado del partido blanquiazul.
Afirmó que nadie le va a quitar el derecho de serlo –presidente del Senado- sólo porque la mayoría de los senadores de todas las fuerzas políticas votaron para otorgarle tal cargo.
En tanto, el senador Ernesto Ruffo, uno de los panistas de la vieja guardia, el primer gobernador que tuvo Acción Nacional, estimó que esos cinco senadores políticamente ya están fuera, pero deben correr los procedimientos estatutarios. Lamentó que no se hubieran ido antes, ya que desde siempre han sido colaboradores del gobierno de Peña Nieto.
La Jornada informó que Cordero declaró: “No creo que en ninguna parte de los estatutos esté sancionarme por ello”, y lamentó que las disputas internas de su partido se hayan reflejado en la sesión del Senado, que concluyó la madrugada de ayer.
Se recordó que el jueves los senadores Ernesto Cordero, Roberto Gil, Javier Lozano, Salvador Vega y Jorge Luis Lavalle votaron en favor de que el primero presidiera la mesa directiva del Senado, al lado del PRI y legisladores de otros partidos. La mayoría de la bancada panista había propuesto para ese cargo a Laura Rojas y Adriana Dávila.
Frente a esta situación, el CEN del PAN reprobó que estos cinco legisladores de su partido hayan votado en el mismo sentido que el tricolor y en contra de lo que había decidido de manera mayoritaria su grupo parlamentario.
“Estos penosos acontecimientos se inscriben en el contexto del interés del gobierno federal por imponer a un fiscal general a modo, que les cuide las espaldas a lo largo de los siguientes nueve años”, estimó en un comunicado.
Censuró la intromisión del PRI en asuntos que corresponden a los panistas, como lo es la propuesta para presidir la mesa directiva del Senado, y manifestó que bajo ninguna circunstancia será tolerada.
También destacó que ya hay varias solicitudes para sancionar a estos senadores por desconocer las decisiones tomadas en la bancada y diversas normas estatutarias y reglamentarias, pero serán los órganos jurisdiccionales del partido los que determinarán los castigos correspondientes.
Víctor Hugo Sondón, dirigente del PAN en el estado de México, dio a conocer que entre quienes demandaron sancionar a los cinco senadores se encuentran militantes de esa entidad. A ellos se suman voces que dentro de la bancada también hacen la misma petición.
El coordinador de los senadores panistas, Fernando Herrera, quien es integrante del grupo afín al dirigente nacional Ricardo Anaya, resaltó que tanto Cordero como Gil, Lavalle, Vega y Lozano se pusieron del lado del PRI.
Incluso, acusó que el senador Lozano fue llamado por el gobierno para infiltrarlo nuevamente en el grupo parlamentario de Acción Nacional. Está actuando como un auténtico esquirol, como una tapadera y un tapete del PRI. Allá él y su conciencia, recalcó.

 

Artículo anteriorA puerta cerrada y con rigurosas medidas de seguridad negocian TLCAN
Artículo siguienteNo siempre ganan quienes puntean en las encuestas: Meade