“El Programa de Prospera, nace a partir de una lógica incluyente y permite asegurar que los mexicanos puedan acceder a sus derechos sociales en alimentación, educación y salud, por lo que se constituye como un gran referente y modelo a nivel mundial”.
Así lo señaló el doctor Gabriel O’Shea Cuevas, comisionado nacional de Protección Social en Salud, durante la presentación del libro “Programas de Transferencias Monetarias Condicionadas en la Interrupción del Ciclo Intergeneracional de la Pobreza”.
El Comisionado Nacional agregó que entiende a la pobreza como un estado de marginación, en el cual es imposible cubrir las necesidades básicas de la población y constituye, por ello, un pendiente social histórico.
Daniel Aceves Villagrán, director general del Programa Prospera en su componente de Salud y autor del libro, recordó que el Programa Prospera inicio hace 20 años con 300 mil familias, cifra que en la actualidad es superior a los 6.1 millones de familias beneficiarias en el país.
Señaló que en México -a través del esfuerzo del sector público y privado, así como de la sociedad-, muestra un decremento claro e importante de la pobreza y de la pobreza extrema y que el indicador que mejor desempeño ha registrado es precisamente de acceso a los servicios de salud. “Sin duda alguna hay un decrecimiento muy importante que muestra que actualmente solo el 15.5% tiene esa carencia”.
En el evento se contó con la presencia de la Coordinadora Nacional de Prospera Programa de Inclusión Social, Paula Hernández Olmos; la Especialista Senior en Protección Social del Banco Mundial, Concepción Steta; el director del Instituto Nacional de Salud Pública, Juan Ángel Rivera Dommarco y el Comisionado Nacional de Arbitraje Médico, Onofre Muñoz Martínez, entre otros.