El Procurador Federal del Consumidor, Rogelio Cerda Pérez, se reunió, por separado, con las dirigencias de la Comisión para la Industria de Vinos y Licores (CIVYL), encabezada por su director general Gerardo Ancira, y con la Asociación Nacional de Tiendas Departamentales (ANTAD), presidida por Vicente Yáñez, para establecer acciones conjuntas y de intercambio de información que eviten la venta de productos que ponen en riesgo la salud de los consumidores y causan un daño a la economía por representar una competencia desleal al comercio formal y no pagar impuestos.
De acuerdo con cifras de la CIVYL –que representa a las empresas globales que agrupan el 60% del volumen del total de venta y el 80% del valor de ventas- se estima que el 36% de todas las bebidas alcohólicas de alta graduación son comercializadas de forma irregular, ya sea a partir del contrabando, la producción ilícita, la venta sin facturas y, en algunos casos, la adulteración.
El Procurador Cerda Pérez recordó que la Ley Federal de Protección al Consumidor establece que “Son principios básicos en las relaciones de consumo: La protección de la vida, salud y seguridad del consumidor contra los riesgos provocados por productos, prácticas en el abastecimiento de productos y servicios considerados peligrosos o nocivos”, por lo que se reforzarán las acciones de vigilancia en bares, restaurantes y discotecas, entre otros, para verificar la calidad de las bebidas.
Reiteró su compromiso con el fortalecimiento de un Estado de derecho que garantice una justa relación en el fenómeno de consumo como ha convocado el Presidente Enrique Peña Nieto.
Con la dirigencia de la ANTAD, el titular de Profeco acordó establecer mecanismos directos para el intercambio de información que permita eficientar las visitas de verificación y les solicitó que sus asociados revisen el origen de los artículos que van a poner en venta para evitar irregularidades, circunstancia a la que, por su conducto, los emplazaba el Secretario de Economía, Ildefonso Guajardo.
El Procurador Cerda Pérez destacó que los operativos que realiza la Profeco de forma aleatoria para detectar la comercialización de este tipo de bebidas continuarán en todo el país, porque para la Profeco, dijo, la protección de la vida y la integridad de las personas es una prioridad.
El Procurador hizo un llamado a los comerciantes y consumidores a que denuncien anónimamente cualquier centro de fabricación, embotellado y distribución de bebidas alcohólicas apócrifas. Además, pidió a los consumidores reportar cualquier anomalía a través del Teléfono del Consumidor 55 68 87 22, en la Ciudad de México y área metropolitana; el 01 800 468 8722, sin costo en el resto del país, y de las redes sociales oficiales en Twitter: @Profeco y en Facebook: ProfecoOficial.

Artículo anteriorPGR Puebla obtiene auto de formal prisión contra cuatro personas por los delitos de trata de personas
Artículo siguienteReconoce CONAGO ahorros en compras consolidadas de medicamentos; propician mejores servicios de salud