La Jornada. La tormenta tropical Lidia sigue causando severos estragos. El viernes aumentó a cinco el número de personas muertas y se evacuó a miles de habitantes en los municipios de La Paz y Los Cabos, en el estado de Baja California Sur, de las cuales más de 5 mil fueron refugiadas en albergues.
Funcionarios del gobierno federal reportaron que entre los daños materiales en Los Cabos colapsaron dos puentes de la autopista San José del Cabo-Cabo San Lucas se derrumbó un edificio multifamiliar en la colonia Pueblo Nuevo sin registro de víctimas y, en la carretera libre San José-La Paz, también hubo daños.
Enfatizaron que aunque Lidia trajo tres veces más agua que el huracán Odile –que afectó esta entidad en septiembre de 2014–, ya está restablecido el servicio de energía de unos 77 mil 895 clientes, lo que representa 63.3 por ciento del total.
Indicaron que los servicios de agua potable y transporte se interrumpieron provisionalmente en varias colonias de La Paz y Los Cabos; no obstante, para no afectar el turismo se comenzó a limpiar playas y a hacer reparaciones, pues a la fecha hay más de 20 mil visitantes en la entidad.
Elementos de la Marina, el Ejército y Policía Federal arribarán en las siguientes horas para apoyar a las comunidades afectadas y repartir víveres.
La Coordinación Nacional de Protección Civil de la Secretaría de Gobernación emitió una declaratoria de emergencia para Comondú, Mulegé, La Paz, Los Cabos y Loreto, a fin de atender a los afectados. Con esta decisión se activa el Fondo para la Atención de Emergencias y las autoridades estatales contarán con dinero para cubrir las necesidades alimentarias, de abrigo y salud de los afectados.
El consejo estatal de Protección Civil informó que entre los cinco fallecidos está un niño de dos años, a quien su madre ya no pudo sostener en sus brazos por la corriente de un arroyo en Los Cabos.
Enumeró que Lidia también provocó la suspensión de clases en todo el estado; se interrumpieron labores en oficinas de gobierno, se limitaron horarios de comercios, cerraron puertos y aeropuertos, y se cancelaron vuelos nacionales e internacionales.
La Secretaría de Educación Pública informó que se habilitaron 18 escuelas como albergues en San José del Cabo, y siete en La Paz; se instalaron dos brigadas técnicas y el Ejército puso en marcha el plan DN-III. La tormenta tropical continúa en tierras sudcalifornianas con dirección a Loreto y Mulegé, donde se abrieron más albergues.
Peña recorrerá zona devastadas
El presidente Enrique Peña Nieto estará hoy en la zona afectada del estado por las lluvias de la tormenta tropical Lidia. Anoche se informó que antes de viajar a China el mandatario hará una escala en Los Cabos para verificar las labores de auxilio y asistencia para la población damnificada por el paso de Lidia.