Imagen: La Jornada

Dpa, AFP y La Jornada. Mientras en Cuba el huracán Irma causó 10 muertos, en Florida, degradado a tormenta tropical, dejó a más de 5.7 millones de viviendas sin electricidad, el 58 por ciento de todos los hogares del estado, informó el Centro de Catástrofes en Tallahassee.
En Cuba, Raúl Castro, afirmó que el Gobierno atenderá a las familias afectadas por el huracán.  Los fallecidos son de las provincias de La Habana, Matanzas, Camagüey y Ciego de Ávila, en el centro y occidente de la isla.
“La Revolución no dejará a nadie desamparado y desde ya se toman medidas para que ninguna familia cubana quede abandonada a su suerte”, escribió el mandatario cubano en una declaración publicada este lunes en la web del diario oficial Granma.
Castro señaló que el huracán golpeó la isla por más de 72 horas y dejó afectaciones al turismo que se espera reparar antes del comienzo de la temporada alta, y aseguró que existen “los recursos humanos y materiales” para lograrlo.
Los habitantes de La Habana estaban con los pies en el agua tras el paso del huracán, que provocó cortes de electricidad y obligó a la evacuación de más de un millón de personas.
Saqueos en Florida

Los ladrones están aprovechando el caos desatado por el paso del huracán  para saquear negocios y asaltar viviendas, informaron medios estadounidenses.
En varias ciudades de la costa este del estado se registraron asaltos, muchos de ellos armados. En Weston, al noroeste de Miami, un ladrón fue herido por un guardia de seguridad mientras su cómplice fue directamente detenido. Muchos saqueos son organizados en grupo o perpetrados por jóvenes, según los expertos.
La televisión NBC informó de varios sospechosos de saqueos detenidos el domingo y mostró el video de un robo del que fue testigo el propio reportero.
Los asaltos se ven facilitados por los desalojos de viviendas a petición de las autoridades, en el marco de una de las mayores operaciones de evacuación de la historia del país, en la que 6.3 millones de personas fueron llamadas a abandonar sus hogares, el 30 por ciento de los habitantes de Florida.
También en las islas del Caribe azotadas por el huracán se reportaron saqueos hace unos días, facilitados por el caos, lo que obligó a aumentar la seguridad.
El Gobernador de Florida, Rick Scott, recomendó a los ciudadanos que utilizan generadores privados que mantengan en un lugar seguro sus provisiones de combustible. Los generadores deben estar al menos a cinco metros de distancia de las viviendas y hay que mantener la gasolina alejada de cualquier fuente de calor o fuego, advirtió a través de Twitter en inglés y en español. El huracán Irma perdió hoy intensidad a su paso por Florida, en el sureste de Estados Unidos, aunque la situación sigue siendo tensa.
Partes de Miami están bajo el agua y la dimensión de la destrucción sigue siendo una incógnita.
Tal y como fue pronosticado, Irma había impactado el domingo por la mañana en los Cayos (sur) como huracán de categoría 4 –en una escala de 5–. Por la tarde había vuelto a tocar tierra en Marco Island (oeste) como categoría 2.
Unos 6.3 millones de personas recibieron la orden de evacuar sus viviendas en todo el estado y tres millones de abonados estaban sin electricidad, según la compañía Florida Power and Light.
Al menos 30 personas fallecieron como consecuencia del paso de Irma por el Caribe y Florida.