La Jornada. Notimex. La prevención de la trata de personas desde la familia, en centros educativos y el entorno social de niños y adolescentes es herramienta fundamental en el combate a este delito, subrayó el presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, Luis Raúl González Pérez.
En la firma de un convenio específico entre la Cátedra Extraordinaria “Trata de Personas” de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y la CNDH, indicó que, en la lucha para erradicar este ilítico, sólo la suma de esfuerzos permitirá articular estrategias de protección para quienes padecen ese ilícito.
Destacó la necesidad de concientizar a las nuevas generaciones sobre las formas a las que comúnmente recurren los tratantes para enganchar a sus víctimas y someterlas a sufrimientos inimaginables.
Acompañado por el titular de dicha Cátedra, Mario Luis Fuentes y el Quinto Visitador General de la CNDH, Édgar Corzo , el ombudsman nacional dijo que combatir dicho flagelo es una labor que compete no sólo a un país, pues requiere la participación de los Estados nacionales e instituciones internacionales.
Sobre todo, expuso, porque la trata conlleva múltiples violaciones a los derechos humanos, entre ellas separar a una persona de sus entornos familiar y social para explotarla de diferentes maneras.
En el evento realizado en el edificio Héctor Fix Zamudio de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, señaló que mediante el convenio, tanto la UNAM como este organismo, impulsarán acciones desde sus respectivas trincheras, a fin de sensibilizar e informar a la sociedad sobre las implicaciones de ese delito.
En su oportunidad, Mario Luis Fuentes Alcalá reconoció el compromiso del organismo nacional para fortalecer las labores tendentes a detener la expansión de un ilícito que se caracteriza por lesionar los derechos fundamentales de las personas.