Imagen: La Jornada

La Jornada y Excélsior. El PRI en la Cámara de Diputados asumió la presidencia de la Mesa Directiva, en medio del rechazo a la estrategia del PAN y sus aliados, PRD y Movimiento Ciudadano, que presionaron con objeto de echar abajo el pase automático del fiscal general. Jorge Carlos Ramírez Marín tomó las riendas del órgano cameral, al tiempo que el coordinador panista Marko Cortés, fue literalmente echado del pleno por la mayoría de los presentes.
La elección de la Mesa Directiva, luego de que el PRI hizo un compromiso público para no dejar que el procurador, Raúl Cervantes, se convierta en automático en el Fiscal General de la República.
El coordinador de los senadores del PRI, Emilio Gamboa Patrón, dijo que darán celeridad a la minuta que en su momento les remita la Cámara de Diputados, para eliminar el pase automático de la PGR a la fiscalía general, pero eso no significa que sea un triunfo del Frente opositor que encabeza el PAN.
Resaltó que“no han doblado al PRI. No estamos secuestrados, se ha buscado la negociación, la conciliación y los acuerdos” para alcanzar la gobernabilidad. Dejó claro que se elimina el transitorio que permitía al titular de la PGR pasar de inmediato a encabezar la fiscalía, pero seguirán trabajando en el modelo de este organismo que se quiere para el país.
Una vez que la panista Guadalupe Murguía, presidenta en turno de la Mesa Directiva, presentó ante el pleno cameral la nueva composición de ese órgano para ser votada, se avaló con 388 votos, cero en contra y cuarenta abstenciones, se allanó el paso a Ramírez Marín para colocarse como nuevo presidente de San Lázaro.
En la sesión, el coordinador de los panistas, Marko Cortés, pidió la palabra porque, entre otras cosas, quería reconocer la labor de la panista Guadalupe Murguía como presidenta saliente, pero tuvo que desistir ante la rebelión de los priistas.
Ramírez Marín anunció que mañana al medio día recibirá de manos del secretario de Hacienda, José Antonio Meade, el Paquete Económico, y cantó que la Cámara de Diputados ha recibido la iniciativa de la bancada del PRI en San Lázaro, para modificar la Constitución y eliminar el pase automático del fiscal general.
El pleno, este medio día, literalmente hirvió, porque persistía la idea de prolongar la crisis en que el PAN y sus nuevos aliados, PRD y MC, habían colocado al órgano cameral, acarreando a la Cámara de Diputados el tema del pase automático que correspondía resolver al Senado de la República.
De su lado, los priístas y sus aliados, PVEM, Nueva Alianza y PES, se mantenían pendientes de ganar la votación, por encima de la alianza coyuntural, encabezada por los panistas. Éstos no consideraron que ante la nueva composición de la propuesta para integrar la Mesa Directiva, que ya beneficiaba al PRD con una vicepresidencia -pese a que ya es la cuarta fuerza política en la Cámara-, ese partido votaría a favor, contrario a como hizo el martes pasado. Y ahí, en ese oscilar entre unos y otros, Movimiento Ciudadano terminó aceptando la mesa directiva, encabezada por Ramírez Marín.

El bloque del PAN, PRD y MC, exaltó como un triunfo de la capacidad de diálogo de sus fuerzas políticas y de la sociedad, el haber echado abajo el pase automático del fiscal.

Ese tema fue, desde un principio, la bandera del dirigente nacional del blanquiazul, Ricardo Anaya, que enfrenta una crisis interna con Felipe Calderón Hinojosa, por la candidatura presidencial, y la acusación directa de enriquecimiento inexplicable por más de 360 millones de pesos.

Del lado de Morena, esa bancada observaba en el Pleno, cómo priístas y panistas se enfrentaban a gritos y descalificaciones. Y terminó por votar en abstención, con cuarenta de sus 48 diputados presentes.

Así, una vez que se cantó la votación a favor de la nueva mesa directiva, la aún presidenta panista, Guadalupe Murguía concedió la palabra al coordinador Marko Cortés, quien fue impedido, a gritos y reclamos ensordecedores por los priístas.

Cortés intentó infructuosamente hablar: “Quiero comenzar por reconocer” (inició un coro de ‘fuera, fuera’) e intentó continuar…“la capacidad de diálogo”… (y de nuevo fue interrumpido con gritos ensordecedores ‘fuera, fuera’).

En ese clima, sin poder hablar, con voz entrecortada llamó a sus compañeros a salirse del Pleno.