Imagen: huffingtonpost.com.mx

El Periódico La Jornada informó que sin el aval de sus compañeros del PAN, que lo calificaron de “traidor”, el panista Ernesto Cordero fue electo presidente del Senado para el período 2017-2018, el último de la legislatura, por 77 votos a favor.
En entrevista publicada por Excélsior, el ex secretario de Hacienda negó que su elección sea para allanar el camino de la eventual llegada del procurador Raúl Cervantes como Fiscal General de la República
A pesar de que su triunfo evidenció una fractura interna entre los senadores panistas y fue señalado de ser incondicional del PRI, el senador Ernesto Cordero garantizó ejercer una presidencia imparcial en la Cámara Alta.
En tanto, Excélsior informó que la Junta de Coordinación Política (Jucopo) de la Cámara de Diputados firmó un acuerdo para integrar la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados –para el primer periodo ordinario de sesiones del tercer año de la LXIII legislatura— que encabezará el priísta Jorge Carlos Ramírez Marín.
El acuerdo firmado por el PRI, PAN, PRD, Partido Verde, Movimiento Ciudadano, Nueva Alianza y PES, y en abstención la bancada de Morena, será puesto a consideración del pleno cameral a las 15 horas para que a través de cédula se ratifique la presidencia del yucateco Ramírez Marín.
Las desavenencias en el Senado de la República, donde el PRI rechazó las propuestas del PAN –que encabezará la Mesa Directiva— durante el próximo año legislativo propiciaron el retraso procedimental para elegir la Mesa Directiva durante la sesión de instalación protocolaria.
Por ley la Cámara de Diputados tiene cinco días a partir de este viernes para continuar funcionando con la Mesa Directiva que aún encabeza la panista Guadalupe Murguía. La intención de la mayoría de las fracciones parlamentarias es que el acuerdo se ratifique a las 15 horas con Ramírez Marín al frente.
En su crónica sobre la larga sesión en el Senado de la República -más de 10 horas- los reporteros de La Jornada, Víctor Ballinas y Andrea Becerril reseñaron que sólo cuatro panistas avalaron la decisión del PRI y su coordinador Emilio Gamboa, de imponer a Cordero: sus compañeros Roberto Gil Zuarth, Salvador Vega Casillas y Jorge Luis Lavalle, todos ellos mencionados como contrarios al dirigente nacional panista Ricardo Anaya.
En cambio, todo el PRI, el PVEM y parte del PRD y PT Morena avalaron a Cordero, ex secretario de Hacienda en el sexenio de Felipe Calderón y quién ya presidió el Senado en el primer año de la legislatura.
La mayoría de los blanquiazules no estuvieron en la votación. El coordinador del PAN, Fernando Herrera, regresó después de la elección de Cordero al salón de plenos y a gritos reclamó desde su escaño que fue “una puñalada” y acusó al gobierno de “haber metido la mano”
Ello en referencia a los cuatro panistas que acompañaron al PRI en la decisión de imponer a Cordero. “Esto atenta el sano entendimiento del parlamento mexicano. Esto es un verdadero atropello. Hoy queda claro quiénes son los traidores, quienes negociaron y le dieron la espalda al pueblo”.
Se refería a que, durante más de diez horas de negociaciones, el coordinador Emilio Gamboa Patrón, les cedió la mesa directiva, pero vetó a las dos senadoras que Acción Nacional propuso para presidir la mesa directiva de esa cámara, Laura Angélica Rojas y Adriana Dávila.
De esa forma, el PRI le cedió finalmente la presidencia del Senado al PAN, pero ahondó la división y la fractura dentro de la bancada blanquiazul.