La Jornada. Andrés Manuel López Obrador, dirigente del partido Morena, acusó al presidente Enrique Peña Nieto de utilizar el Poder Ejecutivo para imponer candidatos que accedan a coadyuvar con las mafias del país.
López Obrador sostuvo que Peña Nieto ha logrado influencia en los partidos Acción Nacional (PAN) y de la Revolución Democrática (PRD), además del propio Revolucionario Institucional (PRI).
“No es posible que Peña sea el que ponga los candidatos tanto del PRI como los del PRD y del PAN, como ocurrió en el estado de México y como lo quiere hacer a nivel nacional”, declaró en entrevista.
Aseguró que el PAN va a ir con el PRD porque ya los pusieron de acuerdo (Carlos) Salinas y el PRI, y el PRD va con sus socios de siempre.
En la asamblea informativa que encabezó en Imuris, el político opositor aseveró que Morena no confiará las elecciones a las instituciones, por ello buscará erradicar la compra de votos y robos en las casillas electorales.
Señaló que los mexicanos se encuentran hartos de las conductas de los gobiernos del PRI y del PAN, de la corrupción, injusticias y mafias.
Luego, en el municipio de Magdalena, López Obrador manifestó que los integrantes del PRI se volvieron a descarar nombrando al panista Ernesto Cordero presidente de la mesa directiva en el Senado.
Reiteró que tres meses antes de las elecciones presidenciales de 2018, el PRI y el PAN se van a unir para enfrentar a Morena, que va a arriba en las encuestas a escala nacional.
Indicó que en el PRI quieren a José Antonio Meade, titular de la Secretaría de Hacienda, porque es el recomendado de Luis Videgaray, secretario de Relaciones Exteriores, pero en las encuestas no pinta, está (Osorio) Chong arriba.
Y en el PAN quieren limpiarle el camino a la esposa de Calderón, Margarita Zavala, y por eso hay ataques contra el ex gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle, y el presidente del PAN, Ricardo Anaya: es un arreglo arriba, añadió.