Imagen: La Jornada

Una ola de críticas generó la entrega de despensas a habitantes del sur de Veracruz afectados por el sismo de magnitud 8.2 ocurrido el pasado jueves, por el reparto de cajas marcadas con el logo de la asociación civil Yúnete, juego de palabras con el apellido del gobernador Miguel Ángel Yunes Linares.
La corresponsal de La Jornada en Veracruz, Erinet Gómez, reportó que las bolsas con despensas, que contenían botellas de agua, galletas saladas y latas de frijoles, llevaban los colores y tipografía que Yunes utilizó durante su campaña y fueron entregadas en colonias de Coatzacoalcos afectadas por el sismo, como la San Silverio.
La repartición fue encabezada por Rafael Jesús Abreu Ponce, empresario considerado cercano a Yunes Linares, y actual director de la Comisión de Agua del Estado en Coatzacoalcos.
En entrevista Miguel Ángel Yunes se deslindó de la entrega de despensas, y aseguró que pidió a Abreu Ponce que se disculpe con los veracruzanos.
“He sido la persona más institucional y más responsable con la entrega de la ayuda a los ciudadanos en casos de desastre. No soy un farsante; jamás me van a ver descalzo y con una despensa en la mano. No doy ese tipo de show, que no contribuye en nada a resolver los problemas, y que sí contribuye a faltarle el respeto a los ciudadanos”, afirmó.
Agregó: “Hay quien me dice que porqué no entrego despensas, y no lo hago por respeto a los ciudadanos. Éstas se entregan sin condicionamiento político, y así vamos a seguir”.