El INE dio el banderazo de salida para todos aquellos ciudadanos que deseen contender en las elecciones que tendrán lugar el primer domingo de julio de 2018.
Obviamente, la atención se centrará en aquellos que opten por contender por la Presidencia de la República. Aunque también podrán participar aquellos que deseen postularse al cargo de senador o diputado federal.
La tan anhelada candidatura independiente, que en su momento impulsó entre otros, Jorge Castañeda y para la que se perfilan personajes como, Pedro Ferriz de Con y Miguel Ángel Mancera ingresará a la historia de nuestro sistema político electoral, en el plano federal.
Solo falta que los participantes cumplan con los requisitos establecidos entre los que destaca, por supuesto el apoyo ciudadano que en esta ocasión podrá recabarse mediante una aplicación móvil.
Sin embargo, el punto más crítico al que habrán de enfrentarse los candidatos o candidato independiente será el del financiamiento, a la par de la carencia de la amplia estructura social y territorial con la que cuentan los institutos políticos tradicionales.
En su favor abonará, como puede anticiparse el hartazgo y la decepción social por los magros resultados que hasta el momento han tenido los gobiernos tanto del PRI como del PAN para concretar el tan anhelado desarrollo nacional y la mejora de la calidad de vida de la población.
Para la colectividad en general y México en lo particular, llegó la era de las candidaturas independientes a la Presidencia de la República y con ello, una evolución más para nuestro sistema político electoral.
Pero, no debe descartarse la posibilidad de que políticos formados dentro de los institutos políticos tradicionales, ante la frustración por no ser considerados por sus partidos opten no solo en este momento, sino en el futuro por contender bajo la figura de candidato independiente.
En principio, habrá que seguir con atención el proceso para tener registro de quiénes entregan al INE lo que se ha denominado como manifestación de intención.
El proceso electoral está en marcha y hay novedades que pueden impactar notoriamente en la conformación del resultado electoral e incluso en la conformación del Congreso de la Unión.
Un resultado que coloque a un candidato independiente en segundo o tercer lugar, y que en el mejor de los casos lo haga llegar a la Presidencia de la República, será el reflejo de la repulsa social a los partidos tradicionales.