Imagen La Jornada

Afp y Dpa. La Jornada. Miami. El gigantesco huracán Irma fortalecido el domingo impacta con fuertes vientos en las islas del sur de Florida, donde 6.3 millones de personas recibieron una orden de evacuación, luego de provocar inundaciones en el norte de Cuba y dejar 25 muertos en el Caribe.
Tres personas murieron en Florida a causa de accidentes automovilísticos provocados por los fuertes vientos y lluvias intensas que genera el huracán Irma.
Las autoridades de Florida emitieron alertas de tornado en una franja del estado, donde varias ciudades, se encuentran bajo toque de queda y más de un millón de hogares se han quedado ya sin electricidad, cuando se prevé que el huracán Irma entre a territorio continental durante el domingo.
El ojo del ciclón, ahora en categoría 4, azotaba la cadena de islas con intensas rachas de viento de hasta 215 km/h, anunció el Centro Nacional de huracanes (NHC) hacia las 07 horas locales (11 horas GMT).
“Esta es un situación extremadamente peligrosa y potencialmente letal”, dijo el Servicio Meteorológico Nacional (NWS) en Cayo Hueso, urgiendo a quienes desoyeron las alertas de evacuación a buscar refugio “ahora para proteger sus vidas”.
“A todos en los cayos de Florida… es hora de buscar refugio”, advirtió el NWS.
“Los peores vientos estan por llegar”.
Las ciudades de Naples, Fort Myers y las densamente pobladas penínsulas de la bahía de Tampa (oeste de la península de Florida), enfrentan la amenaza de olas de hasta 4,5 metros, suficiente para cubrir una vivienda.
“Esto va a ser horrible”, dijo el gobernador de Florida Rick Scott a la cadena NBC en la mañana del domingo. “Ahora tenemos que refugiarnos y cuidarnos entre nosotros”.