Imagen: alcaldesdemexico.com

El Centro de Estudios Económicos del Sector Privado, advirtió que conforme al Paquete Económico 2018, la deuda pública crecerá 2.2 por ciento respecto de este año, cifra ligeramente por debajo del crecimiento calculado de 2.5 del Producto Interno Bruto.
Indicó el organismo en un comunicado que “lo ideal es que la deuda crezca menos que el PIB, pero es evidente que la diferencia en las tasas es reducida, por lo que deben hacerse mayores esfuerzos para bajar el monto total de compromisos que tiene el sector público. Hacienda señaló que la deuda representará 47.3 por ciento del PIB el próximo año, lo que implica 2.9 puntos por debajo de 2017”.
Si bien el Ceesp reconoció que por segundo año consecutivo se pretende mantener el superávit primario y en 2018 será equivalente a 0.9 por ciento del PIB, es decir, 197.3 mil millones de pesos, como compromiso del gobierno federal de fortalecer las finanzas públicas, criticó que la cifra es menor a la que la Secretaría de Hacienda pronosticó en los precriterios, “lo cual puede deberse a mayor gasto público, sobre todo en el programable, que crecerá 0.3 por ciento, en contraste con la reducción de 1.4 por ciento planteada en la proyección”.
Según el Paquete Económico, los requerimientos financieros del sector público -la deuda- ascenderá en 2018 a 10.8 billones de pesos, lo que implica 4.4 por ciento menos de la cifra aprobada en el presupuesto de 2017, pero el Ceesp explicó que si la comparación se hace respecto del monto que se proyecta para fin de este año, lo que podría ser una aproximación más real de la evolución de la deuda, el crecimiento real es de 2.2 por ciento.
“Los esfuerzos van por buen camino, aunque queda mucho por hacer en materia de eficiencia de erogaciones, sobre todo cuando se aprecia que el gasto de capital vuelve a mostrar un ajuste a la baja respecto del Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) del año pasado, que en esta ocasión es de 20.9 mil millones de pesos, equivalente a una disminución de 3.4 por ciento”, precisó.
El gobierno federal se fijó como meta ingresos por 165.1 mil millones de pesos, sin embargo, el Ceesp aclaró que representa un alza anual de 3.9 por ciento en términos reales, pero de sólo 0.9 por ciento o 40.7 mil millones de pesos, si se excluye el remanente operativo del Banco de México.
Puntualizó que el aumento en los ingresos provendrá del incremento en las tarifas eléctricas y el mayor número de trabajadores que coticen en el Instituto Mexicano del Seguro Social, a consecuencia de la formalidad laboral. Además de un alza de 1.3 por ciento en los ingresos petroleros por un ligero repunte en la producción nacional y la subida en el precio del petróleo. Ante esto el Ceesp señaló que el principal instrumento para incrementar la recaudación fiscal es fortalecer su eficiencia, porque no habrá aumento de impuestos.