La Jornada. El PRI, el PVEM y sus demás aliados en el Senado suman más de 70 votos, muy por arriba de la mayoría simple, que les permitirían aprobar con holgura la ley de la Fiscalía General de la Nación y que el actual titular de la Procuraduría General de la República, Raúl Cervantes, se convierta en el fiscal de la nación los próximos nueve años.
El coordinador de los senadores del PRI, Emilio Gamboa Patrón, resaltó que no entiende los reclamos del PAN, si la mayoría de sus legisladores aprobaron la reforma constitucional en materia política de 2014, por la que se decidió transformar la PGR en la Fiscalía General de la República, con un artículo transitorio que permite a quien en ese momento sea el procurador, encabezar la nueva institución.
A los panistas ya se les olvidó que sus diputados federales votaron en favor de que el cambio fuera en automático.
En entrevista la noche del viernes, luego de la accidentada apertura de sesiones del Congreso, lamentó el tono de confrontación que usó el diputado Marko Cortés, quien habló en nombre del PAN y condicionó permitir la instalación de la Cámara de Diputados, a que se elimine el transitorio cuestionado.
El coordinador priísta pidió que se revise quiénes votaron en favor de la reforma, junto con el transitorio, porque, dijo, entre los firmantes están los más importantes del PAN.
Gamboa rechazó el riesgo de que se paralice la agenda legislativa por la confrontación con el PAN. Hay que recordar, dijo, que en muchas ocasiones los panistas tomaron la tribuna del Congreso y luego llegamos a acuerdos.
El coordinador priísta dijo que exigirá absoluto respeto a la decisión de que el panista Ernesto Cordero sea el presidente del Senado, ya que, dijo, fue electo con el voto de la mayoría de los legisladores de todas las fuerzas políticas.
Durante la sesión del jueves pasado, recalcó, “de 82 senadores presentes, 77 votaron en favor de Cordero. Más evidente, gran mayoría, super mayoría, más de dos terceras partes y se necesitaba votación simple, y fue la voluntad de las senadoras y de los senadores de los diversos partidos.
En los 77 votos a Cordero, hay algunos, de senadores del PT-Morena, como el propio ex coordinador perredista, Miguel Barbosa, lo confirmó en tribuna el mismo jueves. No todos, sin embargo, avalarían que Cervantes se convierta en fiscal, pero sí una cifra superior a los 70, según cálculos de legisladores del PRI.
Junto con el PVEM, su aliado, el PRI suma 62 votos. A ellos se agregan los de los cinco panistas que votaron por Cordero, de la ex priísta Martha Palafox y de algunos independientes, que apoyan siempre a Gamboa.