En su visita a Phoenix, el presidente Donald Trump, volvió al discurso que lo llevó a ganarle la elección presidencial a Hillary Clinton: el muro fronterizo y criticar al Tratado de Libre Comercio y amenazar con abandonarlo.
Reiteró que construirá el muro en la frontera con México para impedir el paso de drogas y migrantes. “Vamos a tener nuestro muro… vamos a tenerlo y ese muro nos ayudará con el problema de las drogas y las masivas cantidades que cruzan la frontera”, aseguró ante miles de simpatizantes.
“Nuestra administración nunca cesará en demandar el control de la migración. El pueblo estadunidense lo merece y lo va a tener, a pesar de la presión que ponen sobre nosotros, de una forma u otra lo tendrán”, añadió en su mensaje que generó protestas de grupos anti y pro trumpistas, que no llegaron a mayores consecuencias.
Sobre el TLCAN dijo: “Creo que daremos por terminado el tratado en algún momento, renegociamos el TLCAN o nos vamos.
Al hablar en un acto con tintes de campaña ante miles de simpatizantes en el Centro de Convenciones de Phoenix, Trump se refirió al TLCAN, cuyo gobierno comenzó la renegociación con México y Canadá la semana pasada.
Y mencionó lo que ya es desde su campaña del dominio público: “Sabemos que se trata de uno de los peores tratos jamás hechos en la historia y formalmente hemos comenzado a renegociarlo con México y Canadá. Debo decir honestamente que he hablado del TLCAN durante mucho tiempo.
Y advirtió como el mañoso negociador que es: “Personalmente creo que no podremos llegar a un acuerdo porque ambos países han tomado tanta ventaja, especialmente México, que creo que probablemente daremos por terminado el TLCAN en algún momento, pero yo dije desde el principio que o renegociábamos el TLCAN o nos vamos. Veremos qué pasa. Ustedes están en buenas manos”.
En el mismo lugar en el que pronunció su primer discurso de campaña, Trump también amenazó con paralizar el gobierno federal, a menos que el Congreso le provea los fondos para cumplir su promesa de construir un muro en la frontera con México. Dijo que tiene un mensaje para los demócratas obstruccionistas, y aseveró: Construiremos ese muro, aun si tenemos que parar el gobierno.
En el acto en la capital de Arizona, Trump también acusó a los demócratas de poner en riesgo la seguridad del país por no apoyar la propuesta para construir el muro, una de sus promesas de campaña más populares. El magnate había prometido que México pagaría por él, pero el gobierno mexicano se ha negado.
Horas antes, Trump realizó su primera visita a la frontera con México desde que asumió el cargo en enero pasado, para supervisar las labores de vigilancia fronteriza en Yuma, Arizona, un área donde la inmigración indocumentada ha sido reducida en 70 por ciento.
Trump saludó a decenas de agentes de la Patrulla Fronteriza y de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) en las instalaciones de la Estación Aérea del Cuerpo de Marina en Yuma, donde se le mostró parte del equipo utilizado en la vigilancia de la frontera.