Mineros y soldadores, así como operadores de hornos metalúrgicos, coladores y laminadores son quienes más padecen pérdida auditiva a causa de su actividad productiva, toda vez que la disminución de la audición entre estos trabajadores representó el año pasado el 14.8 por ciento del total de enfermedades de trabajo en el País.
Por ello, la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) tiene en proceso la revisión de la Norma Oficial Mexicana relativa específicamente a los centros de trabajo donde se genera ruido, con el propósito de avanzar en su actualización.
Según la Memoria Estadística del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), la hipoacusia o disminución de la audición destaca como la enfermedad de trabajo con más casos reportados en el País en 2016.
En términos generales, el ruido es un sonido desagradable y molesto, con niveles excesivamente altos que son potencialmente nocivos para la audición.
Del total de 12 mil 622 casos de enfermedades de trabajo reportados ese año, mil 873 fueron por hipoacusia, donde mil 809 fueron hombres y 64 mujeres.
Con 208 casos -donde solo hubo cinco mujeres- los mineros y trabajadores en la extracción de minerales metálicos son los más afectados por la exposición a sonidos de alta intensidad, seguido de soldadores y oxicortadores, con 138, de estos sólo una fue fémina.
La lista sigue con operadores de hornos metalúrgicos, coladores y laminadores, así como de máquinas trefiladoras y estiradoras de metales, con 112 casos (ninguna mujer); mecánicos en mantenimiento y reparación de maquinaria e instrumentos industriales, con 85 (todos hombres); y otros operadores de instalaciones y maquinaria fija industrial, no clasificados, con 77, donde hubo cuatro mujeres.
En los Foros de Consulta realizados durante el segundo semestre de este año en diferentes entidades federativas, la STPS propició el intercambio de conocimientos y experiencias de especialistas, así como de representantes de trabajadores, patrones, académicos, estudiantes y servidores públicos, para fortalecer la normatividad en seguridad e higiene en las empresas.
Una de las mesas centrales revisó la “NOM-011-STPS-2001, Condiciones de seguridad e higiene en los centros de trabajo donde se genere ruido”, particularmente el reconocimiento y evaluación de altos niveles de sonido; capacitación sobre prácticas de trabajo seguras y medidas de control; así como información y orientación al personal ocupacionalmente expuesto respecto de las posibles alteraciones a la salud.