El Partido Verde Ecologista de México en la CDMX, pidió a las autoridades locales mantener la vigilancia en las zonas donde recientemente han desmantelado aserraderos clandestinos, esto con el objetivo de no permitir a los talamontes retomar sus actividades ilícitas.
La pérdida de sujetos forestales es muy grave, el aprovechamiento ilegal de la madera y la proliferación de asentamientos irregulares merman la calidad del medio ambiente y nos dejan a todos los capitalinos sin los servicios ambientales que los bosques otorgan, me refiero a la recarga de mantos friáticos, regulación del clima, preservación del suelo evitando la desertificación, purificación del aire y, claro, acaba con el hábitat de muchas especies que habitan en las áreas naturales de la CDMX.
La PROFEPA en coordinación con la SEDENA, PF, Gendarmería Misión Ambiental y la SSP-CDMX, realizó un operativo en la delegación Tlalpan, como resultado decomisaron 127.5 m3 de diversas materias primas forestales y el desmantelamiento de aserraderos clandestinos. En abril, otro operativo similar se realizó en Milpa Alta, donde aseguraron 58 toneladas de madera y clausuraron 9 aserraderos clandestinos.
De acuerdo con el dirigente ecologista, Carlos Madrazo Silva, reconoció el éxito de los operativos efectuados en conjunto por autoridades federales y locales para mermar la tala ilegal. Esperamos la continuidad de acciones que lleven a la erradicación de dicha actividad de gran perjuicio para el medio ambiente en la CDMX.
El secretario general del PVEM, dijo: “la continuidad de los operativos y de la presencia enérgica de las autoridades es indispensable para proteger las áreas forestales, recordemos que apenas en noviembre de 2016 comuneros de Milpa Alta denunciaban a talamontes, quienes subían armados. Impedir la tala es vital para evitar el deterioro del medio ambiente capitalino, reemplazar a los árboles perdidos mediante reforestaciones es un proceso muy largo y los arbolitos plantados no siempre sobreviven”.