A horas de concluir el periodo vacacional de verano, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) intensifica sus programas 30 Delta y Rampa para lograr un regreso sin contratiempos de los paseantes que utilizan las carreteras federales y autopistas del país, así como el servicio aéreo.
Para ello, a través del 30 Delta, se instalaron 34 módulos carreteros y 21 unidades móviles que permanecerán funcionando con la participación de 71 médicos de la Dirección General de Protección y Medicina Preventiva en el Transporte (DGPMPT) para la toma de pruebas toxicológicas.
Los exámenes médicos se realizan a operadores del autotransporte de pasaje y carga en un promedio de 10 minutos y consisten en una inspección general, interrogatorio intencionado, evaluación de signos vitales, reflejos osteotendinosos y oculares, coordinación psicomotriz, valoración de signos de cansancio, detección de ingesta de bebidas alcohólicas, análisis complementarios y toxicológico.
La Dirección General de Aeronáutica Civil, en coordinación con la Policía Federal, implementó el programa Rampa, en el que participan 11 médicos de la DGPMPT, que aplican exámenes toxicológicos a pilotos aviadores, sobrecargos, controladores de tránsito aéreo y personal de tierra, en los principales aeropuertos del país, entre ellos en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, Monterrey, Guadalajara, Mérida y Cancún.
La SCT destacó que siguen vigentes los descuentos del 50 y 25 por ciento para estudiantes y maestros, respectivamente, que utilizan el autotransporte federal y el servicio de ferrocarril de pasajeros, con sólo presentar credencial escolar en vigor de la Secretaría de Educación Pública, Universidad Nacional Autónoma de México, Instituto Politécnico Nacional e instituciones integradas.

Artículo anteriorSuman esfuerzos Seguro Popular y Auditoría Superior de la Federación
Artículo siguienteSalvaguarda FEPADE derechos humanos de víctima de violencia política de género