Imagen tomada de diario.mx

No es posible equiparar automáticamente los salarios de México con los de Estados Unidos y Canadá, lo que sólo se logrará con el tiempo y de suceder, puede desequilibrar la economía del país, coincidieron representantes del sector empresarial mexicano que acuden a la primera ronda de negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte.
La Jornada informó que en conferencia vía telefónica, Gustavo de Hoyos Walther, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), calificó de constructivo el ambiente de inicio de la negociación, pues pese al discurso defensivo del gobierno estadunidense mostrado hace meses, la actitud de ayer reflejó el deseo de preservar el acuerdo.
Al ser inquirido sobre si es posible que los salarios de México se igualen con los de sus socios comerciales, De Hoyos Walther dijo que no, que es algo utópico. Pero recordó que el país sí necesita incrementar el salario mínimo de forma gradual, como propuso Coparmex en julio pasado, porque sí debe estar equiparado con el de otras naciones, incluidas las del TLCAN.
Juan Pablo Castañón, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), sostuvo también en conferencia telefónica, en la que estuvieron presentes varios representantes del sector privado de México, a excepción del líder de Coparmex, que sólo con el tiempo se podrá homologar el nivel salarial de México con el resto de los países integrantes del TLCAN.
Mónica Flores, presidenta de la Cámara Americana de Comercio de México (Amcham, por sus siglas en inglés), coincidió con Castañón y agregó que no será de inmediato, pues se trata de un tema similar a la oferta y la demanda, ya que las personas con mejores talentos y habilidades son más valoradas. En ese sentido, esa alza se dará con la sofisticación y capacitación de los mexicanos.