El Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, entregó hoy la concesión para el inicio de operaciones de la nueva Bolsa Institucional de Valores (BIVA), que será “un importante instrumento para propiciar ahorro y para impulsar inversiones productivas en nuestro país, y generar más empleos”.
Refirió que esta es una noticia importante y esperada, y expresó su reconocimiento a los inversionistas que hicieron posible este proyecto, por su confianza y compromiso con nuestro país.
Mencionó que con la BIVA “se impulsará la competencia en el mercado bursátil, se ampliarán las opciones de financiamiento de las empresas, y se permitirá que mayor número de personas puedan tener acceso a diferentes formas de ahorro y de inversión”.
Añadió que “la nueva Bolsa de Valores llevaba décadas discutiéndose y no había logrado concretarse. La Bolsa Institucional de Valores es uno más de los proyectos que se han vuelto realidad en este sexenio, rompiendo resistencias de años”.
En el evento, realizado en el Patio de Honor del Palacio Nacional, el Primer Mandatario dijo que “hay otros proyectos, pero los habré de referir en mi Quinto Informe de Gobierno, que ya está muy próximo”. Son proyectos, añadió, “que sí se están concretando en el esfuerzo que llevamos en lo que va de esta Administración”.
Afirmó que “todos estos avances nos entusiasman, pero no nos distraen de nuestras responsabilidades, y hay que decir algo más y tenerlo presente: los desafíos y retos persisten y no es momento de bajar la guardia, más bien es momento de estar unidos, de tener una visión compartida del rumbo que nos hemos trazado, a dónde queremos llegar, y hacer converger los esfuerzos de todas y todos de los distintos ámbitos de la sociedad mexicana para no distraernos en el rumbo que, estoy seguro, será esperanzador para nuestro país”.
El Titular del Ejecutivo Federal señaló que “el último año ha sido particularmente complejo, no sólo para México sino para el mundo entero. Hemos sido testigos de los cuestionamientos en distintas sociedades a los beneficios de la globalización y al valor de las instituciones”.
Recordó que el establecimiento de relaciones constructivas con el Gobierno de los Estados Unidos “también ha sido un tema relevante en la agenda mundial”.
Apuntó que todo esto “ocurrió en un contexto económico que hizo necesario ajustar los precios de la gasolina en nuestro país, de manera congruente con la política fiscal responsable que el Gobierno de la República ha mantenido”.
“México enfrentó estos vientos adversos, y quiero subrayarlo, en unidad. Unidad que se manifestó con acciones simbólicas, como la de haber colocado la Bandera Nacional en los perfiles de nuestras redes sociales, pero también con acciones de gran alcance como el Acuerdo para el Fortalecimiento Económico y la Protección de la Economía Familiar”, resaltó.
Este Acuerdo entre los sectores productivos del país y el Gobierno de la República, precisó, “nos proporcionó una hoja de ruta con medidas puntuales y objetivos comunes. Sabíamos que nuestra prioridad tenía que ser la protección de la economía de las familias”.
El Presidente Peña Nieto dijo que este Acuerdo ha tenido importantes logros. Por ejemplo, agregó, “dio un renovado impulso para que el Instituto Mexicano del Seguro Social y el ISSSTE pudieran ofrecer el primer año de preescolar a los hijos de sus derechohabientes en todas las entidades del país”.
“Es el caso también de los 133 mil millones de pesos que han podido recuperar del Sistema de Ahorro para el Retiro los adultos mayores. Son recursos que les pertenecían y que por años estuvieron fuera de su alcance, las más de las veces porque simplemente la gente no sabía que tenía ese recurso ahí ahorrado y guardado, y auténticamente hemos hecho un esfuerzo por lograr la localización de este gran universo de miles de personas que tienen ahí ahorros guardados y que tienen derecho a recuperarlos”, subrayó.
Indicó que “los beneficios del Acuerdo para Fortalecer la Economía Nacional son igualmente notables. Ejemplo de ello es el renovado impulso a la infraestructura bajo el esquema de asociación público-privada, que a la fecha ya tiene 12 importantes proyectos comprometidos por un total 22 mil millones de dólares”.
“Se trata de proyectos generadores de empleo en el corto plazo y que también proveerán beneficios de largo plazo como carreteras y hospitales, que son centralmente los proyectos a los que se han dedicado estos recursos”, puntualizó.
“Otro ejemplo es la repatriación de 220 mil millones de pesos que han regresado a México aprovechando las facilidades fiscales del Acuerdo. Son recursos que serán destinados a inversiones productivas y a la generación de más empleos”, aseguró.
El Primer Mandatario resaltó que “a siete meses del lanzamiento del Acuerdo, la evolución de nuestra economía ha sido muy distinta a la que algunos pronosticaron en ese momento”. Ante un escenario adverso, continuó, “la economía de México, y en particular la de las familias, ha tenido, y hay que decirlo, un desempeño positivo”.
Mencionó algunos datos para respaldar su afirmación:
Primero: “En el segundo trimestre de este año, el PIB creció 3 por ciento a tasa anual. Este es el mayor crecimiento para un periodo similar en los últimos cinco años”.
Segundo: “Destaca el dinamismo del sector exportador: de enero a julio de este año, el valor de las exportaciones creció 10 por ciento a tasa anual, el mayor de los últimos seis años”.
Tercero: “El consumo interno se ha consolidado como motor de nuestra economía. Por ejemplo, en lo que va del año se han vendido más de 865 mil vehículos, la mayor venta en un periodo enero-julio desde que inició el registro hace 30 años”.
Cuarto: “De enero a julio de 2017, el empleo registró su mayor crecimiento para un periodo similar en 16 años. Estamos cerca de alcanzar los tres millones de empleos formales que se habrán generado en esta Administración. Esta será la primera vez en la historia de México que se alcance esta cifra en una sola administración”.
Quinto: “En el último año, la inversión sigue siendo muy relevante, y en algunos sectores sin precedentes. Por ejemplo, en estos meses se comprometieron inversiones por 10 mil millones de dólares en exploración y producción de hidrocarburos; por 4 mil millones de dólares en la segunda subasta de contratos de largo plazo de provisión de energía eléctrica; y por 7 mil millones de dólares en la construcción de la Red Compartida, el proyecto de telecomunicaciones más grande en la historia de nuestro país, que permitirá llevar internet y dar una amplia cobertura al 96 por ciento de la población de México. Se trata de inversiones que reflejan el atractivo de México y el por qué en lo que va de esta Administración la Inversión Extranjera Directa acumulada ya resulta ser histórica: 156 mil millones de dólares”.
El Titular del Ejecutivo Federal señaló que “los mexicanos sabemos que solamente trabajando con responsabilidad, con oportunidad, y sobre todo en unidad, podemos vencer las adversidades. Ese es el camino que emprendimos en 2012, y hemos constatado que es el camino correcto”.
Refirió que “el desafiante entorno internacional nos ha puesto a prueba. Hoy, queda claro que somos un país mejor preparado, más fuerte y, sobre todo, más unido”.
“Lo he dicho antes: la solución a los retos del exterior debe surgir del interior. En nosotros, en la unidad nacional, está la posibilidad de alcanzar mayores éxitos. El futuro de los mexicanos, el futuro de México, lo determinamos todas y todos los mexicanos”, resaltó.