Imagen: homozapping.com.mx

La competencia llegó al ámbito bursátil, el control que ejercía en esa esfera la Bolsa Mexicana de Valores toca a su fin.
Con la entrada en operaciones, en enero próximo de la Bolsa Institucional de Valores (BIVA), el panorama de empresas que hasta el momento únicamente podían cotizar en la Bolsa Mexicana de Valores, registrará un cambio total.
Se abre una nueva opción, también para los capitales golondrinos e incluso para los medianos y grandes inversionistas.
De igual forma, los consorcios y corporaciones tendrán una nueva oportunidad para la colocación de bonos y acciones. Las denominadas casas de bolsa surgidas en el pasado mediato, también verán modificado su horizonte.
En apariencia, la medida aprobada por la Secretaría de Hacienda parece como positiva, toda vez que terminará con un monopolio añejo que de cara a la apertura de mercados se había dejado de lado, sin embargo, en el fondo habría que cuestionar si tendrá algún beneficio para el grueso de la población, o si de alguna forma incidirá en el comportamiento del mercado.
En esencia se anota que BIVA buscará captar parte del mercado de capitales de la segunda economía de América Latina.
Los señores del capital y el esquema de operaciones de las empresas podrían cambiar, pero en el fondo realmente esta medida en poco o nada al menos a simple vista, ayudará a aliviar la situación que prevalece en el ámbito económico nacional, en el que las pequeñas y medianas empresas luchan por subsistir y consolidarse.
Para ellas el acceso al plan bursátil se antoja lejano, por más que el sector oficial reconozca que en conjunto, contribuyen de manera significado a la creación y sostén de las plazas laborales que requiere el país.
Tampoco se aprecia cómo pueda incidir en el combate a la inflación o la moderación del costo de los créditos.
Evidentemente , es más que necesario y prudente que las autoridades del sector más allá del anuncio oficial, dieran un paso al frente para explicar a la colectividad toda la serie de dudas que trae consigo la concesión otorgada  por la Secretaría  de Hacienda y Crédito Público y entregada por el ciudadano presidente.

Artículo anteriorSenado emitió la convocatoria al reconocimiento “Elvia Carrillo Puerto” 2018
Artículo siguienteCorazones artesanos, de los Ceresos de Puebla, inaugura galería permanente