Imagen: plumaslibres.com.mx

Independientemente de las presiones, de los chantajes, no vamos a dar un paso atrás: el fiscal tiene que ser completamente apartidista, sin encargo, encomienda ni consigna; esa es la lucha que el PAN y su grupo parlamentario dará en el Senado.
Lo anterior, reportó La Jornada, fue declarado por los coordinadores de las bancadas del PAN en el Senado y en la Cámara de Diputados, Fernando Herrera y Marko Cortés, respectivamente.
Advirtieron que van a pugnar porque los fiscales general y anticorrupción sean independientes, sin subordinación al Poder Ejecutivo, para lo que deberá eliminarse el pase automático del titular de la Procuraduría General de la República, Raúl Cervantes, a la Fiscalía General.
También, deberá analizarse el tema del mando mixto, minuta que está pendiente en la Cámara de Diputados, destacó Herrera.
Refirió que el martes, el dirigente nacional del partido, Ricardo Anaya, aprobó en la comisión permanente del blanquiazul un resolutivo que rechaza que el actual titular de la PGR, Raúl Cervantes, se convierta en fiscal general para los próximos nueve años, y que no tenga afiliación partidista.
No habrá presión ni chantaje que nos doble en la pretensión, que es el bien de México, advirtió Marko Cortés. Sin referirse a la acusación contra Ricardo Anaya sobre el exorbitante crecimiento de su fortuna, aseveró: el presidente del PAN no está solo, cuenta con los senadores, con los diputados panistas y con millones de mexicanos que quieren que el Sistema Nacional Anticorrupción funcione de forma adecuada.
La senadora priísta Graciela Ortiz aseveró que el caso de Raúl Cervantes no está sujeto a una acusación de que como se oponen a que tenga pase automático a la Fiscalía General, vienen esas amenazas denunciadas por Anaya.