Alejandro Villegas

No cabe duda, el ciudadano presidente escoge tanto sus batallas, como los temas de su discurso y uno que de plano evade es el relativo a los decesos por COVID-19, la saturación hospitalaria y la falta de medicamentos.

Por el contrario, tanto él como los funcionarios del sector salud, encabezados por el ciudadano subsecretario López Gatell prefieren hablar de la disminución en el ritmo de contagios, así como el arribo de más vacunas. Y por supuesto del registro de adultos mayores para recibir la vacuna contra COVID-19.

Sin informar con precisión del personal del sector salud, tanto privado como público que falta de recibir la vacuna. O precisar el calendario de aplicación de la vacuna contra el COVID-19.

Simple y sencillamente presenta la parte del discurso que conviene para el favorecimiento de su imagen pública.

Evidentemente por ello habla del combate a la corrupción y, por ejemplo, ayer del tiempo que restaba para que el aeropuerto de la CDMX entrara en operación, contra el pretendido tiempo récord en el que estará lista la terminal aérea de Santa Lucía.

No hay duda, cada quien habla de la feria de acuerdo a cómo le va en ella.

Y por supuesto la agenda informativa del ciudadano presidente no coincide con la de la colectividad, en lo que se traduce en un monólogo pernicioso, donde la que pierde es la sociedad mexicana ante un ciudadano presidente que presume de transparencia, pero que padece de opacidad discursiva.

Educación

En breve, Esteban Moctezuma dejará la Secretaría de Educación Pública sin que el dilema de dar o no continuidad a la educación a distancia se haya resuelto.

Todo indica que el presente ciclo escolar terminará con el alumnado en casa, como una consecuencia de la pandemia, sin que se empiece a analizar a fondo la forma en que se actuará para tratar de actualizar en serio a los educandos, porque los dos periodos escolares que afectó, al momento, la pandemia, sin duda, llevan a la baja la calidad de la formación que reciben las y los niños mexicanos, primordialmente en los niveles de primaria y secundaria.

Desgraciadamente, ese es uno de los grandes pendientes, de los que nada o poco se habla. Y por supuesto otro de los temas que elude abiertamente el ciudadano presidente.