A nombre del grupo parlamentario del PRD, la diputada Claudia Reyes Montiel llamó al presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, a respetar las leyes electorales y la voluntad popular, y dejar de hacer campaña desde sus conferencias mañaneras.

En un comunicado, dijo que el Presidente debe dejar de dividir a la sociedad y de acosar a sus supuestos enemigos políticos.

Reyes Montiel recordó al titular del Ejecutivo Federal que “ya no es momento de que actúe como candidato, sino de que gobierne y atienda la crisis de salud que ha costado más de 60 mil vidas al país, lo que representa el escenario más catastrófico que se haya planteado”.

Le solicitó que, en lugar de planear una elección de Estado en 2021, mejor se aboque a resolver los problemas económicos, de seguridad y de falta de desarrollo social generados en los dos años que lleva su gobierno.

Garantizó que la participación del PRD será apegada a Derecho y con respeto a la voluntad popular. Por lo mismo, advirtió que no tolerará ninguna intervención en las elecciones desde el poder presidencial o cualquier otro.

De ocurrir así, indicó que emprenderá las acciones necesarias para alertar sobre estos hechos que afectan a la democracia y su consolidación.

Destacó que el proceso electoral 2020-2021 inicia en un contexto muy complejo y diferente al de otros debido a la pandemia de Covid-19.

“No obstante, estamos seguras y seguros de que contamos con las instituciones electorales adecuadas para enfrentar de la mejor forma este enorme reto, en el cual se renovarán varias gubernaturas, alcaldías, congresos locales y la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión”, agregó.

Enfatizó que, desde la Cámara de Diputados, el PRD ha trabajado para contar con instituciones electorales confiables y capaces, como lo demostró con la reciente elección de los cuatro nuevos integrantes del Consejo General del Instituto Nacional Electoral (INE), a pesar de las acciones que intentaron dañar este proceso.

Además, añadió que con otros grupos parlamentarios, el PRD reformó diversas leyes para garantizar la participación plena de las mujeres en las elecciones y también la protección de sus derechos en todo momento.

“Generadas así las condiciones para tener elecciones libres y auténticas, corresponde a los demás actores políticos que estarán inmersos en este proceso no buscar incidir en estas elecciones aprovechando su posición de poder, lo cual sería no sólo un retroceso y desconocimiento de más de 30 años de lucha democráticas, sino un signo de autoritarismo y rechazo de la voluntad popular de más de 95 millones de personas que podrán participar en las próximas elecciones federales”, concluyó.