Aún está en el horizonte informativo el hecho de que dos días antes el ciudadano presidente junto a la ciudadana Jefa de Gobierno señaló que en la Cuidad de México, la incidencia delictiva estaba a la baja, cuando el atentado en contra del titular de la Secretaría de Seguridad Ciudadana pone en entredicho lo expresado.
Las dimensiones del atentado en el que resultó herido el ciudadano secretario de Seguridad Ciudadana, ponen en evidencia la capacidad de acción del crimen organizado.
Por su parte, la obligada postura de respaldo del ciudadano presidente y la movilización policiaca, aunada a las labores de investigación y la aprehensión en principio de doce personas, forman parte hasta el momento de una acción más que normal.
La información que surja en las próximas horas, días y semanas será lo verdaderamente importante, porque permitirá esclarecer el origen del atentado.
Frente a este escenario, es claro que el ciudadano presidente está más que obligado a ordenar una acción frontal en contra no sólo de los responsables, sino del crimen organizado, con el propósito de brindar certeza a la ciudadanía, que estará más que temerosa como consecuencia del atentado.
Prevención
Tras el anuncio del ciudadano secretario de Hacienda, sobre su padecimiento de COVID, que se suma al de otros integrantes del gabinete legal y ampliado, resulta más que inquietante que el ciudadano presidente no utilice el cubrebocas, en ningún momento, ni al parecer observe todas las medidas de sana distancia recomendadas por su administración.
Tan solo, durante su gira en el Estado de México, el ciudadano presidente no utilizó cubrebocas, como sí lo hizo el ciudadano gobernador mexiquense.
No cabe duda, que el mensaje que proyecta el ciudadano presidente al no utilizar cubrebocas, es más que lesivo para muchos ciudadanos.