Imagen tomada de La Jornada en línea

Washington. Luego de que un juez se negara a bloquear el libro del ex asesor de seguridad, John Bolton, El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo que su ex colaborador pagará un “alto precio” por la publicación de sus memorias, cuyo contenido el mandatario tachó de ilegal.
“Bolton violó la ley y ha sido llamado y reprendido por hacerlo, con un precio realmente alto a pagar”, tuiteó Trump. El mandatario dijo que el exasesor probablemente había puesto en peligro la seguridad nacional al incluir material clasificado.
Rechaza juez bloquear venta de libro de Bolton
Un juez de Estados Unidos se rehusó el sábado a impedir la venta de un libro en el que un ex asesor de seguridad nacional del presidente Donald Trump lo describe como corrupto e incompetente.
Con los ejemplares ya despachados a las librerías, el juez Royce Lambert sentenció que el exsecretario John Bolton, parece haber incumplido su obligación de no divulgar asuntos clasificados como secretos, no encontró razones para bloquearlo.
“Si bien la conducta unilateral de Bolton despierta preocupaciones de seguridad nacional, el gobierno no probó que una interdicción sea un remedio apropiado”, escribió el juez.
El magistrado dijo que una revisión de pasajes que el gobierno sostiene que contienen material clasificado lo ha convencido de que Bolton “probablemente puso en peligro la seguridad nacional a través de la publicación”.
El libro titulado “The Room Where it Happened” (La habitación donde sucedió), fue enviado a las librerías para su publicación el martes y muchas de sus acusaciones más condenatorias contra Trump han sido reportadas en los medios.
Es el retrato de Bolton sobre los 17 meses que trabajó con Trump, hasta que fue despedido en setiembre.
Trmp califica de “ficción” al relato.
Según Bolton, un republicano de toda la vida que se mantiene en el ala derechista del partido, Trump no es “apto para el cargo”.
Bolton describe a Trump “suplicándole” a su par chino, Xi Jinping, durante las negociaciones comerciales para aumentar las compras desde Pekín de productos agrícolas estadounidenses, con el fin de ganar votos en los estados agrícolas en la elección presidencial que decidirá su reelección.

Fuente: La Jornada en línea