Puebla, Puebla.- Tras un diálogo con autoridades de la Secretaría de Gobernación (SEGOB), habitantes de San Antonio Mihuacán, junta auxiliar del municipio de Coronango, abrieron el paso a la circulación en la autopista México-Puebla, en el kilómetro 108.
Los acuerdos alcanzados entre autoridades y habitantes inconformes, fueron la construcción de cuatro módulos de seguridad en la junta auxiliar de Mihuacán, por parte del Ayuntamiento de Coronango.
Además de la permanencia definitiva de dos patrullas y dos motocicletas en esa misma junta auxiliar para disminuir la inseguridad en esa región.
Del lugar del bloqueo también se retiraron los elementos de la Policía Estatal, municipal y de la Guardia Nacional, sin que se registrara algún incidente.