Imagen tomada de La Jornada en línea

Muy clara fue Olga Sánchez Cordero, secretaria de Gobernación al reunirse con gobernadores: el semáforo para la reactivación económica del país es federal y no estatal o local.
Remató que “ninguno puede abrir o cerrar la industria cuando quiera”.
Luego, en declaraciones durante una videoconferencia precisó: “En la reunión que tuvimos con gobernadores se habló de que el semáforo debe ser federal, porque no podemos tener consideraciones de semáforos locales, porque entonces sería una descoordinación total en nuestro país de que cada quien tiene su semáforo, cada quien abre cuando quiere y cada quien cierra cuando quiere”.
La secretaria señaló que es necesario que exista coordinación con la Federación en la que haya diálogo constante y una misma gradualidad durante la “nueva normalidad”, para realizar la reapertura de las empresas en los estados, por ello, “la respuesta es tajante, el semáforo es federal”.
Agregó que hay gobernadores a los que “se les queman las habas” por reiniciar actividades, pero también hay quienes se oponen a la reapertura. Sin embargo, dijo, hay industrias que aún no tienen los lineamientos para comenzar a operar.
“Hay empresas que no tenían ni las más mínimas condiciones y por ello se les complica reaperturar, por ello los gobernadores dicen que antes de la pandemia muchas empresas ni siquiera tenían las condiciones mínimas de higiene”, dijo.