Imagen: Especial

En señal del retorno de Estados Unidos a “la normalidad”, tras semanas de bloqueo por la pandemia del Covid-19, el presidente Trump llegará hoy a Florida, para atestiguar el primer lanzamiento en casi 10 años de un cohete tripulado por astronautas estadounidenses a la Estación Espacial Internacional (EEI).
El evento, muy a tono con el nacionalismo de la administración Trump, marca también un mensaje competitivo a Rusia, que durante estos años ha proporcionado el único transporte hacia la EEI.
El lanzamiento es crucial cuando dos compañías estadounidenses darán servicio de ferry a la estación, también será la primera vez que la firma SpaceX vuele con humanos al espacio exterior.
Los astronautas Doug Hurley y Robert Behnken llegarán a la estación espacial el 28 de mayo y permanecerán durante al menos 30 días, según la NASA. La duración de la misión estará determinada por la preparación del próximo lanzamiento de la tripulación comercial.
La última vez que los astronautas de la NASA despegaron de suelo estadounidense fue a través del transbordador espacial, ya jubilado, en 2011, durante la administración de Barack Obama.
“Nuestro destino, más allá de la Tierra, no sólo es cuestión de identidad nacional sino también cuestión de seguridad nacional”
Donald Tump
Presidente de EU
Trump ha reanudado sus viajes fuera de Washington, con lo que insta a un rápido retorno a la rutina previa al Covid-19, a pesar de que las muertes en Estados Unidos por el coronavirus se acercan a 100 mil. El magnate ha mostrado una creciente exasperación con las regulaciones de distanciamiento social que han cerrado la economía de Estados Unidos y que amenazan su reelección en noviembre.
La campaña del presidente ha buscado capitalizar la exploración fuera del planeta y su impulso para crear la Fuerza Espacial como una nueva rama del Ejército.
Incluso, el sitio web que promueve la reelección de Trump vende sombreros, camisetas y calcomanías de la nueva Fuerza Espacial estadounidense, como otro logro del proyecto America First, recurrente en el discurso del presidente. Hace un par de semanas, el mandatario dio a conocer la bandera oficial de la Fuerza Espacial en la Oficina Oval de la Casa Blanca.
Para mantener una fuerte presencia estadounidense en la EEI, y debido a los retrasos en el desarrollo de las empresas privadas de sus propios transbordadores comerciales, la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio está en negociaciones con la agencia espacial rusa, con el fin de tomar un asiento adicional en su próximo transbordador Soyuz.

Fuente: Agencias, La Razón