Imagen: UNAM

El distanciamiento social provocado por la COVID-19 ha ocasionado mejoría en el ambiente y ha generado conciencia sobre la necesidad de aprovechar la naturaleza de manera sustentable y compartirla con las más de dos millones de especies que viven en el planeta, afirmó Alejandra Alvarado Zink, responsable de Educación y comunicación ambiental, en la Dirección General de Divulgación de la Ciencia (DGDC).
En el marco del Día Internacional de la Diversidad Biológica, que se conmemora hoy, 22 de mayo, consideró que las condiciones de aislamiento también deben propiciar una reflexión profunda sobre lo estresante que resulta para diversas especies de aves, peces y mamíferos estar encerrados.
Debemos razonar la situación actual y tener mayor respeto hacia cualquier especie, pues en los territorios que ahora habitamos, antes existieron ecosistemas que se transformaron para que viviéramos de acuerdo con nuestras necesidades. “Hubo bosques o selvas tropicales que fueron arrasados para dar lugar a campos agrícolas o para ganado”, dijo.
De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la pérdida de la diversidad podría incrementar los casos de zoonosis (enfermedades transmitidas de los animales a los humanos), pero si se conservan, podrían ser una herramienta en la lucha contra pandemias como las causadas por los coronavirus, precisó.
Biodiversidad es la riqueza de plantas, animales, microorganismos y ecosistemas. La ONU indica que los recursos biológicos son los pilares que sustentan las civilizaciones: los peces proporcionan 20 por ciento de las proteínas animales a unos tres mil millones de personas; más del 80 por ciento de la dieta humana está compuesta por las plantas; aproximadamente 80 por ciento de las personas que viven en zonas rurales de países en desarrollo dependen de medicamentos tradicionales basados en plantas.
Mejoramiento del entorno
Alvarado Zink señaló que debido al confinamiento, en el mundo se ha registrado mejoría en el ambiente; aunque ha sido relativamente poco tiempo, se ha reducido la contaminación en varias ciudades, y se ha documentado en fotos y videos que distintas especies llegan o regresan a lugares que estaban invadidos por personas.
“Antes era difícil observar ballenas cerca de las costas de Acapulco o escuchar a los pájaros en nuestras casas por el ruido en las ciudades. En España se pudieron ver cerdos silvestres y cabras en las calles; en China, venados; en Estados Unidos, pumas. Esto es muestra de cómo responde la biodiversidad cuando no hay tránsito de gente”, dijo.
Día de diversidad biológica
Este año, la frase del Día Internacional de la Diversidad Biológica es “Nuestras soluciones están en la naturaleza”, un tema amplio que contempla desde la conservación de los ecosistemas hasta la alimentación.
Se pretende mostrar que la gente está interesada en conocer la biodiversidad y contribuir a su conservación. “Es una meta que puede lograrse con conocimiento; ahora las personas tienen más claro cuál es la situación y hacia dónde debemos ir”, consideró.
Desde el año 2000 se han hecho esfuerzos para promover el conocimiento, valoración y buen manejo de la naturaleza; además, este 2020 se cumple una década de conmemorar esta efeméride internacional el 22 de mayo, pues antes se celebraba en diciembre.
Gracias a la biodiversidad podemos gozar de los distintos ecosistemas y espectáculos naturales, por ello es necesario reflexionar y aprender a convivir con otros seres vivos, reiteró Alvarado Zink.
Celebración en línea, en la UNAM
La experta precisó que debido al confinamiento, en la Universidad Nacional todos los eventos son virtuales, y gracias a la tecnología la gente puede acercarse a páginas como la de Ciencia UNAM; revistas en línea, entre ellas ¿Cómo ves?; documentales de Naturaleza UNAM; acceder a recorridos virtuales por salas de museos como Universum, y a conferencias el línea que ofrecen expertos sobre biodiversidad.
“También contamos con videos de ‘Ciencia a distancia’; un blog virtual de la Dirección General de Divulgación de la Ciencia, con material para conocer la biodiversidad mexicana. Hay gran variedad de plataformas donde los niños pueden aprender a través del juego y los profesores conocer programas educativos que les permitan reforzar el aprendizaje”, enfatizó.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor haga sus comentarios
Por favor ponga su nombre aquí