Imagen: Cambio de Michoacán

Según agencias noticiosas, la ministra de Exteriores de Bolivia, Karen Longaric, aseguró que llamó a la embajadora de México en su país, para expresarle la molestia de su gobierno por consentir pronunciamientos políticos de Evo Morales.
Consideró que la administración federal tolera las actitudes hostiles del exmandatario Evo Morales, sin promover respuesta alguna, situación que afecta a esa nación sudamericana.
“Lo que nos ha preocupado es la actitud del gobierno de López Obrador. El Gobierno mexicano está consintiendo y tolerando los pronunciamientos políticos hostiles que ha realizado el expresidente Evo Morales contra el actual gobierno”, dijo.
La funcionaria aseguró que saben que no es el pueblo mexicano, sino su gobierno el que está tolerando dichas actitudes. “El gobierno de México tolera, consiente y desconoce al actual gobierno constitucionalmente conformado”.
En este tenor, en reunión privada entre el secretario de Relaciones Exteriores de México, Marcelo Ebrard, y su homónimo de Uruguay, Rodolfo Nin Novoa, coincidieron en expresar su total rechazo al quebrantamiento del orden constitucional en Bolivia e hicieron un llamado a que se convoquen elecciones libres, transparentes en el plazo más breve posible.
Además, señalaron que la única forma de retomar el camino de la institucionalidad democrática y de recuperar el Estado de derecho; por ello, manifestaron su total apoyo a la decisión del secretario general de Naciones Unidas Antonio Gutérres, de designar al señor Jean Arnault en calidad de enviado especial para apoyar los esfuerzos en la búsqueda de una solución pacífica a la crisis.
La premio Nobel de la Paz en 1992, Rigoberta Menchú, agradeció al Gobierno de México el asilo a Morales.
Por su parte, la presidenta interina del país sudamericano, Janine Áñez, aseguró que el exmandatario puede regresar de su exilio, pero esto no implica que no responda por sus actos.

Fuente: Agencias, La Razón

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor haga sus comentarios
Por favor ponga su nombre aquí