La misiva que, de acuerdo a su anuncio, enviará el ciudadano presidente a la líder demócrata Nancy Pelosi para solicitarle que agilice la aprobación del tratado comercial entre México, Estados Unidos y Canadá, pone de manifiesto el nivel de importancia que le concede al tema.
Una cosa es que se reúna en Palacio Nacional con legisladores estadounidenses y otra muy diferente que ellos sean el vehículo ideal para tratar de establecer un canal de comunicación eficaz con Nancy Pelosi, cuando lo que está en juego es la aprobación en el corto plazo del denominado TMEC.
Sin duda utilizar a los legisladores estadounidenses como una suerte de correo de alto nivel, puede sonar bien en términos de imagen, pero sus efectos son más que dudosos en términos de efectividad.
Resultados
El anuncio de que, en noviembre, por fin a once meses de distancia se presentará el informe final del percance en el que perdieron la vida la gobernadora de Puebla, Martha Erika Alonso Hidalgo y el senador Rafael Moreno Valle, además de otras tres personas, puede ser bien tomado.
Sin embargo, lo cuestionable en este caso es que no dé a conocer al menos al momento la participación que han tenido en el desarrollo de la investigación las agencias e instancias internacionales en la materia.
Pareciera, por lo que se ha adelantado que se trata brindar una verdad histórica que no sea cuestionada, toda vez que se anunció que previamente a finales de octubre se hará público un resultado preliminar.
Presión poblana
En el escenario poblano se presenta un dramón de corte político policiaco, en el que las amenazas del diputado local Gabriel Biestro de demandar a e-consulta por señalar que mintió al presentar una constancia de residencia expedida por el municipio que presidia José Juan Espinosa, permiten recordar aquella anécdota histórica en la que el célebre ladrón elegante Arsenio Lupin al ser pillado, se da a la fuga al tiempo que espeta de manera dramática: al ladrón, al ladrón, al ladrón, con el evidente propósito de que nadie lo detuviera.
En tanto que en otra escena el ahora diputado y ex presidente de San Pedro Cholula advierte que fue víctima de una especie de presión por parte del entonces dirigente estatal de Morena para que le expidiera la referida constancia, sin presentar documentación alguna, confiando solo en su palabra, a cambio de contar con el apoyo para su ingreso en Morena, en algo que en muchas partes podrían clasificarlo como un chantaje.
A simple vista Biestro Medinilla está en la condición y posición política para mover los hilos a su favor y terminar por salir airoso. Pero la gran duda que solo puede despejar José Juan Espinosa es si realmente Biestro estableció como su lugar de residencia el domicilio particular del ex edil, con lo que la ayuda evidentemente se convertiría en contubernio.
Por lo pronto, en el ambiente político poblano rondan los fantasmas del desprestigio y la mentira, aunado a un dejo de corrupción de esa que el ciudadano presidente gusta de calificar como moralmente inaceptable.
En tanto que e-consulta puede terminar en el plano de los sacrificios, con la leyenda: No culpen al mensajero.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor haga sus comentarios
Por favor ponga su nombre aquí