Imagen tomada de La Razón

El Gobierno de Ecuador aceptó la mediación de la Organización de la Naciones Unidas (ONU) para resolver la crisis que mantiene sumergida al país por las diversas protestas que se se llevan a cabo en contra de las medidas de austeridad presentadas por el gobierno del presidente Lenín Moreno desde la semana pasada.
Las medidas económicas del mandatario podrían derivar en un notorio recorte de los derechos de los trabajadores, principalmente por la eliminación del subsidio al diésel y la gasolina, en el marco de un acuerdo por 4 mil 200 millones de dólares con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y que había estado vigente por décadas.
Por medio de un comunicado, el gobierno ecuatoriano aceptó y se dijo dispuesto a recibir el apoyo de Naciones Unidas, “que favorezca el retorno a la paz social y entendimientos dentro del país”.
Imágenes históricas recorren el mundo, mostrando la inconformidad de manifestantes indígenas y campesinos quienes han colocado barricadas en las carreteras con neumáticos en llamas, piedras y palos, mientras que la policía y militares desplegaron vehículos y los dispersan con gases lacrimógenos.
En las redes sociales se comparten videos y fotografías con los hashtag #8Oct #Ecuador y #Protestas.
Hasta el momento, alrededor de 5 mil personas se han movilizado a Quito y otros grupos avanzan desde el norte del país sudamericano, de acuerdo con un portavoz de la mayor organización indígena CONAIE.
El presidente Moreno declaró un estado de excepción y trasladó durante la noche del lunes las operaciones del gobierno a la ciudad costera de Guayaquil, donde es menor el número de disturbios.
“La única respuesta es diálogo y al mismo tiempo firmeza (…) diálogo con aquellas personas de bien que no están involucradas en la situación del saqueo”, dijo a una radio local el secretario de la presidencia, Juan Sebastián Roldán.
CULPAN A MADURO
Lenín Moreno acusó a su predecesor Rafael Correa de internar un golpe de Estado con la ayuda del mandatario venezolano, Nicolás Maduro.
“El sátrapa de Maduro ha activado junto con Correa su plan de desestabilización”, e insistió que “ellos son quienes están detrás de este intento de golpe de Estado”, y aseveró que quienes incitan a las protestas son “individuos externos pagados y organizados”.
“Quieren llevar a Ecuador a Venezuela”, aseguró Roldán.
Además, detalló que hasta el momento hay unas 570 personas detenidas por las protestas, entre ellos un asambleísta cercano al ex presidente Rafael Correa.

Fuente: Agencias, La Razón

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor haga sus comentarios
Por favor ponga su nombre aquí