Imagen: Excélsior

Pasada la presentación del Primer Informe de Gobierno del ciudadano presidente y expresadas las críticas por parte de la oposición, la última palabra sin duda está en cada uno de las y los mexicanos.
Ahora, en lo inmediato, es necesario centrar la atención en la presentación y eventual aprobación, por la vía rápida del paquete económico 2020 que deberá incluir de manera destaca los ajustes necesarios para dar continuidad a todos los programas sociales que opera la actual administración.
Llegó la hora de hacer cuentas y programar no solo el ingreso, sino lo más importante el gasto para el próximo año, en un ejercicio, en el que sin duda, ya no se podrá echar la culpa al pasado, y difícilmente se contará con fuentes adicionales de recursos, como las subasta que posibilitaron al ciudadano presidente allegarse de los recursos necesarios para financiar algunos compromisos.
La lógica indica, a partir de lo expresado por autoridades hacendarias que el presupuesto 2020, contará al igual que los de años pasados con un muy escaso margen de maniobra, pero sin duda se tendrán que tomar las previsiones necesarias para operar ajustes, si persiste el actual panorama que nos llevará como país a tener un crecimiento casi nulo, durante el presente año.
El panorama económico, a pesar del optimismo desbordado del ciudadano presidente, no es el mejor.
Resistencia
La negativa de la fracción de Morena en la Cámara de Diputados a avalar la designación de los aspirantes a la presidencia de ese órgano legislativo propuestos por el PAN, tras la renuncia de Porfirio Muñoz Ledo, solo puede interpretarse como una expresión de encono y frustración.
En esa misma tesitura, deben interpretarse la mentada de madre, que Muñoz Ledo profirió desde la más alta tribuna de la nación a algunos de sus compañeros de Legislatura, y pudo ser escuchada en el recinto de San Lázaro.
A fin de cuentas, los morenistas debieran estar contentos, porque sacaron adelante la modificación de la normatividad interna, aunque se aplicará a partir de la próxima legislatura, para que el partido que obtenga la mayoría de los escaños presida la Cámara de Diputados por tres semestres consecutivos.
Filtraciones
La molestia del ciudadano diputado Mario Delgado por la filtración de un audio, en el que la ciudadana secretaria de Gobernación establecía la línea a seguir a los legisladores morenistas, en una reunión privada, es comprensible, pero pone de manifiesto la existencia de un fuego amigo similar al que en su momento permitió a quienes hoy son mayoría exhibir a sus adversarios.
Sin duda lo que antaño, sirvió para impulsar la crítica a funcionarios y un sistema antagónico, no es bien percibido en el presente y ello denota una doble moral, y la aplicación de un rasero distinto para cuestionar filtraciones.
Despidos
La filtración involuntaria o no, mediante una transmisión vía Facebook, de una reunión que sostenía el ciudadano gobernador de Puebla con sus colaboradores, hasta donde se aprecia del área de comunicación social, representa un testimonio irrefutable de la determinación de avasallar a quienes consideran como sus adversarios o estuvieron ligados a ellos, al interior de la administración pública poblana.
Es claro que una relación laboral, se trate de empleados de confianza o sindicalizados, puede darse por terminada en cualquier momento, dentro de los parámetros legales y en uso de los recursos existentes, preponderantemente de la liquidación, pero de ahí a ordenar el despido de empleados anticipando una demanda, que en el discurso se desestima, hay una enorme distancia, porque representa un claro desdén a la legalidad.
Los ajustes de personal constituyen una acción natural en todo cambio de administración, pero hay formas, cuyo uso pone de relieve la calidad moral y ética de quienes las ordenan y ejecutan.
Tras la difusión de los hechos, ahora toca el turno tanto al ciudadano gobernador como a sus colaborados implicados, para fijar una posición clara o adoptar la postura monosábica para no ver, escuchar o hablar.
Si quieren limpiar la administración pública poblana están en su derecho, pero en el uso de las formas está el fondo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor haga sus comentarios
Por favor ponga su nombre aquí