Imagen: Especial

La renuncia del secretario de Hacienda, Carlos Urzúa, generó, como era de esperarse, reacciones en todos los círculos de la sociedad, pero en especial en el económico y financiero. Analistas consultados por El Financiero, expresaron sus opiniones:

La renuncia de Carlos Urzúa, como secretario de Hacienda, refleja fricciones dentro del gobierno de Andrés Manuel López Obrador. Estas decisiones pueden estar guiadas por criterios no económicos ni financieros, dijeron este martes analistas de Goldman Sachs.
Más temprano, Urzúa anunció que dejaría su cargo como titular de la dependencia.
“Urzúa adoptó puntos de vista políticos relativamente moderados y fue percibido como un administrador fiscal disciplinado. Ahora los inversionistas tendrán que evaluar si su sucesor indica un movimiento hacia una formulación de políticas económicas poco ortodoxas e intervencionistas y un debilitamiento de la disciplina fiscal”, escribió en una nota Alberto Ramos, economista en jefe para la región Latinoamérica de Goldman Sachs.
Para Carlos Serrano, economista en jefe de BBVA México, es “desafortunada la salida de un secretario de Hacienda competente, comprometido con la estabilidad macroeconómica y financiera”.
A Urzúa, afirmó, se le deben buenos nombramientos en el Banco de México (Banxico), un presupuesto sólido y creíble y unas políticas adecuadas para el sistema financiero. “Su salida es sin duda negativa”, aseguró el analista.
Para el economista en jefe del banco más grande del país, la mejor opción en términos de credibilidad para los mercados es que Arturo Herrera ocupe su puesto y dé continuidad a lo que se ha hecho en la Secretaría de Hacienda.
Para Luis Foncerrada, economista en jefe de AmCham México, la renuncia de Urzúa preocupa porque el personal de esa dependencia es clave y fundamental para mantener estabilidad macroeconómica.
“El personal a cargo de Hacienda juega papel fundamental en el mantenimiento de la estabilidad macroeconómica, y en la historia se ha visto que el papel de Hacienda en estabilidad macro es más importante que las del Banco Central”, subrayó.
Foncerrada dijo que en Hacienda es donde una falla de disciplina fiscal puede ocasionar un endeudamiento excesivo, problemas en la balanza de pagos que llevan a una depreciación fuerte como la que tuvimos en el sexenio pasado.
“Un proceso de inestabilidad tiene su principal impacto en ingresos, incrementando pobreza, carencias y desigualdad”, advirtió.
El economista confió en que la llegada de Arturo Herrera a Hacienda es fundamental para que se mantenga el compromiso de Urzúa en cuanto a continuar con una política de estabilidad macroeconómica.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor haga sus comentarios
Por favor ponga su nombre aquí