Imagen tomada de La Jornada

Londres. El embajador británico en Washington, Kim Darroch, dimitió este miércoles de su cargo tras la crisis provocada con Estados Unidos por la filtración de mensajes confidenciales en los que calificaba al presidente Donald Trump de “inepto” y a su administración de “disfuncional”.
En los cables diplomáticos enviados a Londres desde Washington, algunos de los cuales se remontaban a 2017, Darroch, un muy experimentado diplomático de 65 años, describía al mandatario estadunidense como “inestable” e “incompetente” además de mostrarse muy crítico con su gobierno.
La publicación por el diario británico The Mail on Sunday de dichos mensajes desató esta semana la ira de Trump en Twitter.
“No trataremos más con él”, tuiteó el presidente sin dejar claro si el embajador podría continuar desempeñando sus funciones.
En una carta dirigida a Simon McDonald, jefe del servicio diplomático británico, Darroch afirmó el miércoles que “la situación actual” la impedía “cumplir con mi función como lo desearía”.
“En estas circunstancias, el camino responsable a seguir es permitir el nombramiento de un nuevo embajador”, agregó asegurando querer poner fin de este modo a la caótica situación de los últimos días.
“Desde la filtración de documentos oficiales procedentes de esta embajada, ha habido muchas especulaciones sobre mi puesto y la duración de mi mandato de embajador”, subrayó.
En una escalada verbal, Trump había calificado el martes al embajador británico, al que el gobierno de la primera ministra Theresa May había dado todo su respaldo, de “estúpido” e “imbécil pretencioso”.
Esto llevó al ministro de Relaciones Exteriores, Jeremy Hunt -uno de los dos candidatos junto a Boris Johnson para reemplazar a la jefa de gobierno dimisionaria- a condenar las palabras de Trump por “irrespetuosas y falsas”.

Fuente: Agencias, La Jornada

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor haga sus comentarios
Por favor ponga su nombre aquí