A su estilo con señalamientos generales, sin precisar nombres, ni hechos concretos el ciudadano presidente busca sacarle la vuelta y superar la rebelión de los elementos de la policía federal.
Argumenta que en la manifestación de protesta por su incorporación a la Guardia Nacional que inició, con un amplio impacto mediático y social, hay mano negra.
Señala que los principales promotores del movimiento no trabajan en la Policía Federal pero no da nombres, lo que equivale a indiciar de manera generalizada.
Si tiene los datos, el ciudadano presidente está obligado en términos morales a proporcionarlos, no existe impedimento para que se los reserve.
De la misma forma, es conveniente cuestionar porqué se conservó a la Policía Federal y sus elementos, si es que en verdad se habían echado a perder, acaso no era más sencillo optar por disolverlos y de lleno arrancar la Guardia Nacional con elementos provenientes de la Sedena y la Semar.
Lo que no se ha establecido con claridad es que la Policía Federal es una corporación especializada con una alta injerencia en labores de inteligencia e investigación de alto nivel, que va más allá de lo que pueda cuestionarse.
Sin embargo, el ciudadano presidente ante la protesta que asume como legítima lejos de reconocer el verdadero valor de la corporación y los yerros de comunicación y estrategia en que incurrieron los encargados de la transición de elementos de la Policía Federal a la Guardia Nacional, recurre a la descalificación.
Y con ello, lejos de cuestionar a los verdaderos culpables, se lanza en contra los elementos que protestas ante un ambiente de incertidumbre.
En este como en otros casos falló la estrategia de comunicación, pero como no es conveniente exhibir los yerros, se busca centrar la atención en la descalificación de quienes en este caso se atreven a externar su inconformidad.
Béisbol
La difusión de la información de la pretendida clínica de fildeo que impartió el ciudadano presidente, de vote pronto, está más enfocada a mostrar su vitalidad y proyectar la imagen de un político relajado que a promover ese deporte que por cierto a pesar del inusitado impulso recibido en el pasado reciente, está muy lejos de cuajar en el ánimo social generalizado.
El esquema mediático es simple, ante una situación social complicada, exhibe al dueño del circo lo más relajado posible.
Ante las imágenes, con tomas cerradas. surgen algunas dudas. ¿De entrada, dónde y ante quiénes, se impartió la pretendida clínica?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor haga sus comentarios
Por favor ponga su nombre aquí