El ciudadano presidente se enfoca en el añejo objetivo de la autosuficiencia alimentaria, en un escenario globalizado, en el que Donald Trump tiene la atención puesta en el incremento de las importaciones de productos agrícolas estadounidenses por parte de México.
Sin duda, el propósito que entre otros impulsó desde hace más de 30 años, Jorge de la Vega Domínguez, es más que sano y adecuado.
La reactivación y recuperación del campo, sin duda, son más que necesarias indispensables no sólo para garantizar la alimentación de la población, reducir el costo de los productos del campo y por supuesto, fortalecer la economía de los productores del campo y reducir la migración de los trabajadores del campo.
Sin embargo, los programas que aplica la actual administración con un enfoque de equidad de género, requieren además de años, de una enorme inversión de recursos económicos.
La autosuficiencia alimentaria no se logrará en pocos años, ni puede sostenerse sin un proyecto y programas de largo plazo, en un escenario que requiere de continuidad.
Bajo esta perspectiva y a partir de la austeridad república que prevalece en el Gobierno de México, la gran duda es de dónde saldrán los recursos, en tanto que en el plano global destaca la pretensión estadounidense de incrementar la exportación de productos agrícolas hacia México, en la que no se puede dejar de lado que en el marco de la más reciente negociación en materia migratoria, se puso sobre la mesa un eventual compromiso en la materia.
Pemex
El anuncio que debe entenderse como una reiteración, por parte del ciudadano presidente de un eventual ajuste a la baja de los impuestos que Pemex entrega al erario, para fortalecer su capacidad de desarrollo y consolidación económica, en una economía dependiente en gran medida de esos ingresos, el turismo y las remesas que envían nuestros connacionales desde el extranjero, apunta a un posible desequilibrio económico.
La modificación del régimen fiscal de Pemex, es un tema más que platicado y analizado, solo falta que se lleve a cabo y por supuesto que con toda seriedad se defina de donde saldrán los recursos para equilibrar el gasto.
Por supuesto que no todo puede salir, por ejemplo, de la venta del avión presidencial, las subastas, los ajustes o el combate a la corrupción, esos son recursos verbales más que gastados.
Compromiso
El gobernador electo de Puebla asumió el compromiso, ante integrantes de la Cámara Mexicana de la Industria Construcción, de transparentar la asignación de contratos de obra pública, y terminar con la opacidad.
Además de privilegiar la participación de los empresarios poblanos del sector, siempre y cuando presenten los mejores proyectos en términos técnicos y económicos.
Desde esa perspectiva, el compromiso lejos de ser sólido se diluye. El privilegio, está comprometido al cumplimiento de parámetros, con lo que abre la puerta a la libre competencia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor haga sus comentarios
Por favor ponga su nombre aquí