Al participar en la “Cumbre de Libertad de Prensa: México”, el Subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración, Alejandro Encinas Rodríguez, resaltó la necesidad de que exista cooperación del Poder Judicial, las fiscalías estatales y los gobiernos locales para eliminar los esquemas de violencia contra quienes ejercen el periodismo.
En la Cumbre organizada por el Comité de Protección a Periodistas –CPJ, por sus siglas en inglés— reiteró la necesidad de asumir con toda claridad que en el país prevalece un clima de intolerancia y de violencia contra quienes ejercen el periodismo, y que este nivel de intolerancia y violencia se mantiene con una de las expresiones más crudas, que es el homicidio de periodistas.
Éste es un agravio a su integridad personal y al derecho que tienen todas las personas a vivir en paz, pero además es un atentado contra libertad de prensa, de expresión y el derecho a la información.
Reafirmó que el ejercicio de esta labor constituye una situación de riesgo que ha llevado a ubicar a México en uno de los principales países donde la violencia contra el periodismo es uno de sus signos característicos.
Un primer paso –señaló— “es reconocer esta realidad que tenemos que enfrentar. Un segundo aspecto que se tiene que asumir es que los esfuerzos hasta ahora desarrollados han sido insuficientes y no satisfactorios”.
Recordó que si bien existe una ley en la materia, así como el Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas, éstos son insuficientes para garantizar la libertad de prensa en el país.
“Esto no es sino reflejo de las debilidades del Estado, de la falta de capacidades institucionales y de los problemas de corrupción que han llevado al tema fundamental, a la limitación fundamental para enfrentar esta situación de riesgo, que es la impunidad y la falta de aplicación de la ley y la justicia en nuestro país”.
Por eso –dijo— no basta que revisemos la ley vigente o el Mecanismo, sino el tema nodal es el combate a la impunidad. “Mientras no cambie la situación de violencia e impunidad en el país, no va cambiar la situación de violencia y de riesgo para quienes ejercen el periodismo, y esto va a requerir más allá de las transformaciones legales y normativas o del Mecanismo, del desarrollo de una política de Estado que tiene que involucrar a los distintos órdenes de gobierno”.
Encinas Rodríguez reconoció que al Gobierno de México no solo le corresponde responder y encarar esta situación, sino enfrentarla con toda firmeza. “Entender, por ejemplo, que el Mecanismo de Protección no es un fin en sí mismo, es un instrumento que debe ser perentorio, sino que tenemos que restablecer las condiciones de garantía de ejercicio de derechos y libertades para que hoy muchos de los periodistas desplazados puedan regresar a su lugar de origen, a ejercer su labor profesional”.
Además planteó que para erradicar la impunidad, las autoridades coludidas con perpetradores de delitos deben ser sancionadas, “porque se tiene que pasar de la denuncia, a la acción penal puntual y al esclarecimiento de los hechos”.
Alejandro Encinas reconoció que no será una tarea sencilla, pues hay que asumir que el país vive en una crisis humanitaria de violación de derechos humanos con cifras similares a las de situaciones de guerra, en donde mucho tiene que ver la indiferencia y la negligencia de la propia autoridad.
“El silencio se convirtió en nuestro principal enemigo –concluyó— y vamos a dar no solamente voz, sino fuerza a esa voz para que el silencio que nos llevó a estas situaciones extremas no menoscabe ni socave la libertad de expresión, la libertad de prensa, no menoscabe el derecho de los mexicanos a vivir en paz, esa es nuestra responsabilidad”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor haga sus comentarios
Por favor ponga su nombre aquí