De nuevo Donald Trump lo logró. Le ganó en la mesa una segunda partida al ciudadano presidente. El acuerdo suplementario si existe y México podría operar en los hechos como un país seguro.
El canciller Ebrard, ante el Legislativo, reconoció la existencia del documento que había tratado de negar en principio.
En el documento que exhibió, en primera instancia el mandatario estadounidense, se asume un compromiso que, aunque sea firmado por un asesor jurídico y no por el canciller Ebrard, para la administración Trump es válido y representa un avance sustantivo.
A partir de los resultados que arrojen las medidas de control migratorio en los primeros 45 días, de manera unilateral, aunque habrá consultas, los estadounidenses determinarán si están satisfechos o sí exigirán a México que realice, en los siguientes 45 días, las modificaciones legales necesarias para que reciba a todos aquellos solicitantes de asilo que hayan transitado por su territorio.
Ante ello, el ciudadano presidente trata de proyectar confianza y expresa la seguridad de que su plan dará resultado. Busca conservar la figura, para no asumir la realidad. Le ganaron la partida de forma contundente.
Lo evidente es que la determinación está en manos de la administración estadounidense y desde ahora puede darse por descontado que buscará que México opere como país seguro, al amparo del escenario político con el fin de fortalecer la eventual reelección de Donald Trump.
El mandatario estadounidense ganó la primera, ganó la segunda y todo apunta a que terminó el round de estudio, y ya le tomó la medida al tabasqueño.
Migración
Sin duda la renuncia del comisionado del Instituto Nacional de Migración y su sustitución por un personaje que proviene del sistema carcelario, cuando el país enfrenta un escenario complicado en ese rubro, no es buen mensaje y tiene ante si múltiples lecturas.
En principio, se fortalece la percepción de que México hará todo lo posible para satisfacer las demandas estadounidenses.
Transición poblana
En su calidad de gobernador electo, Miguel Barbosa comenzó a mostrar el rostro de quienes lo acompañarán en el inicio de su administración, se hicieron públicos los nombres de quienes integrarán el equipo de transición, pero se apuntó que ni son todos los que están ni estarán todos los que son.
En concreto no se presentó al equipo de transición completo, ni todos los que lo integrarán formarán parte del gabinete barbosista.
En paralelo, el gobernador electo inició una gira de agradecimiento en el plano municipal, al tiempo que se alista para iniciar el trámite formal con Guillermo Pacheco Pulido para dar inicio a la transición que deberá realizarse con transparencia, porque uno de sus compromisos es hacer público el estado en el que recibirá la administración pública poblana.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor haga sus comentarios
Por favor ponga su nombre aquí