La determinación de cumplir con el compromiso asumido con la administración Trump, llevó al ciudadano presidente a anunciar que se deberá presentar identificación oficial para la adquisición de boletos de autobús, lo que en principio se antoja sano y más que adecuado.
Es más, solo revive y obliga a la aplicación de una norma establecida con anterioridad.
En paralelo, de inmediato, abre la duda sobre lo que pasará con los niños y adolescentes que carecen de una identificación oficial y que deben desplazarse con sus padres.
Y, por supuesto, obliga al cuestionamiento de cuáles serán consideradas como identificaciones oficiales, al tiempo que se hace un rápido repaso de las mismas credencial del INE, licencia de manejo, pasaporte, cédula profesional y cartilla militar.
Sin embargo, no todos los mexicanos tienen acceso a ellas, en principio los infantes y adolescentes menores de 18 años, por lo que, a partir de la composición poblacional del país, un importante número de mexicanos queda en pleno estado de indefensión.
De ahí, que quizá sea necesario revisar el tema y en su caso revivir el añejísimo propósito de contar con una cédula de identidad nacional, que sea de obtención obligatoria y además de establezca con claridad que tipo de identificación se puede otorgar a los infantes que por su desarrollo físico sufren una constante evolución que podría obligar a que se cambiara constantemente su identificación, al menos hasta la etapa de la adolescencia.
Este es un tema que, sin duda, bien valdría la pena desarrollar, ya que el ciudadano presidente está tan dispuesto a cumplir con los compromisos con la administración Trump, para que no se vulnere el derecho de libre tránsito del que gozamos todos los mexicanos, dentro del territorio nacional y que desde una perspectiva inicial está comprometido.
No son pocas las familias que se mueven enteras y menos durante la temporada vacacional interescolar que se aproxima.
Consulta
El ciudadano presidente no esperó mucho, la respuesta de la oposición llegó de inmediato. Desecharon la propuesta de realizar la consulta sobre revocación de mandato el 21 de marzo de 2021, al tiempo que en términos generales señalaron que en principio la promoción de ese ejercicio debe ser ciudadana, de los partidos políticos o el Legislativo, pero no del Ejecutivo.
Evidentemente hay tiempo suficiente para llegar a un acuerdo y más tarde que temprano, se concretará la realización de la consulta que en los hechos es un compromiso de campaña del hoy ciudadano presidente.
Transición poblana
A escasos cuarenta días de que inicie la administración barbosista, aún no se concreta la reunión entre el mandatario Guillermo Pacheco Pulido y Miguel Barbosa Huerta, en su calidad de gobernador electo para iniciar el proceso de transición.
Ello, a pesar de que la administración poblana garantizó mediante un comunicado los recursos para tal propósito y el gobernador electo designó a los integrantes de su equipo de transición.
Es cierto que en ocasiones los temas burocráticos avanzan con lentitud, pero en este caso, no tendría razón de ser, bajo ninguna circunstancia, sobre todo porque el tiempo apremia.
¿Será difícil empatar las agendas de Pacheco Pulido y Barbosa Huerta para iniciar el proceso de transición?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor haga sus comentarios
Por favor ponga su nombre aquí