Imagen: Especial

La puesta en marcha, de manera formal de la Guardia Nacional llega de la mano de la conmemoración por el aniversario del triunfo electoral de Andrés Manuel López Obrador.
En paralelo al corte de caja sobre el desempeño de la actual administración, representará el arranque de la puesta en marcha de la tan comprometida estrategia para combatir la inseguridad y pacificar al país.
Aunque claro, en el pasado reciente en acciones aisladas como las derivadas del cumplimiento del acuerdo con Estados Unidos en materia migratoria, se proyectó la idea de que la Guardia Nacional estaba en operaciones, cuando ello se concretará de manera formal el último día de junio de 2019.
Además, claro de que la Guardia Nacional surge mediante la integración de elementos de las secretarías Defensa Marina, Marina y Seguridad y Protección Ciudadana, en tanto se concretan las fases de reclutamiento, capacitación e instrucción de elementos propios.
Ante este panorama, el coordinador en los hechos de la Guardia Nacional de evidente extracción castrense, tendría que presentar un plan de trabajo y establecer compromisos puntuales que permitan evaluar la eficacia en el combate al crimen organizado.
Sin embargo, de entrada, ante la actual situación en materia migratoria, la Guardia Nacional arrancará mermada toda vez que un importante número al menos 6 mil de sus elementos se han concentrado en las fronteras norte y sur para contener el tránsito de ciudadanos de otras naciones en situación irregular.
Por lo tanto, habrá que reconocer que, aunque no acaba de consolidarse la Guardia Nacional, aún antes de iniciar formalmente lejos de abatir los índices de criminalidad, busca reducir el flujo migratorio.
Canadá
El ciudadano presidente enfrenta con entereza las críticas de Canadá por el incumplimiento de contratos en el rubro energético.
Asegura que de cumplirse en los actuales términos la Comisión Federal de Electricidad podría ir a la quiebra, por lo que es necesario revisarlos.
Ante Canadá muestra un rostro distinto y franco, frente a una posible afectación económica que no exhibió frente a la amenaza estadounidense de imponer aranceles a todos los productos mexicanos, lo que hubiera ocasionado un daño mayor y generalizado.
Evidentemente mide el tamaño y el nivel de confrontación y minimiza el hecho de que Canadá es uno de los socios comerciales, firmantes el TMEC.
Barbosa
La sana distancia que al parecer ha establecido el gobernador electo de Puebla, para concentrarse con su equipo cercano a las acciones de planificación, y las labores de entrega recepción de la administración pública, es sana y se agradece, aunque en el fondo inquieta a quienes esperaban que fiel a su afán mimetizador operara de manera abierta en su casa de transición. Y primordialmente a aquellos que aspiran a integrarse al gabinete barbosista.
Por desgracia, la realidad poblana es diferente, no sólo por el enorme volumen de ciudadanos que desdeñaron las urnas al no acudir a ellas, sino por las ralas expectativas de cambio que se perciben.
A fin de cuentas, el relevo en la gubernatura se concretará y desde el primer día de su ejercicio, Miguel Barbosa tendrá que remar contra corriente para tratar de allegarse el respaldo no sólo de quienes no votaron por él, sino primordialmente de quienes no acudieron a las urnas, y que sin duda representan la gran mayoría de la ciudadanía poblana.
El mandato será legítimo, legal pues, pero carente de un amplío respaldo social.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor haga sus comentarios
Por favor ponga su nombre aquí