Imagen: La Razón

Un grupo de 375 procuradores que trabajó en gobiernos republicanos y demócratas firmaron una declaración en la que afirman que los hallazgos del fiscal especial de la trama rusa, Robert Mueller, ofrecen razones de peso para generar cargos de obstrucción a la justicia contra el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.
La única razón por la que esto no ha ocurrido, señalan, es porque se trata del presidente de Estados Unidos, de otra manera ya habría sido procesado.
El documento signado por altos perfiles de carrera en el Departamento de Justicia ofrece una refutación a la determinación del fiscal General, William Barr, de que la evidencia del reporte Mueller “no fue suficiente” para establecer que el magnate y su equipo se coludieron con Moscú para ganar las eleciones de 2016.
“Cada uno de nosotros cree que la conducta del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, descrita en el informe de Robert Mueller (sobre la trama rusa), dará lugar a múltiples cargos por delitos graves por obstrucción de justicia”.
Mueller, por cierto, se negó a establecer en sus conclusiones si Trump debía ser acusado, al citar la postura legal de que los presidentes en ejercicio no pueden ser acusados, así como las preocupaciones sobre la imparcialidad de acusar a alguien por quien no puede haber un procedimiento judicial.
“Cada uno de nosotros cree que la conducta del presidente Trump, descrita en el informe de Robert Mueller dará lugar a múltiples cargos por delitos graves por obstrucción de justicia”, escribieron.
“Hacemos hincapié en que no se trata de un juicio profesional cercano. Por supuesto, hay defensas o argumentos potenciales que podrían plantearse en respuesta a una acusación de la naturaleza que describimos aquí, pero mirar estos hechos y decir que un fiscal probablemente no podría ser condenado por obstrucción de la justicia, la norma establecida en los Principios de la Fiscalía Federal, va en contra de la lógica y de nuestra experiencia”.
Las firmas fueron recolectadas por el grupo sin fines de lucro Protect Democracy, que cuenta con excolaboradores del Departamento de Justicia entre su personal. Justin Vail, abogado de la organización, dijo que la intención de esta declaración conjunta se sustenta en la creencia de que “los estadounidenses merecen escuchar a los hombres y a las mujeres que pasaron sus carreras analizando las pruebas y tomando decisiones sobre si era suficiente para justificar el enjuiciamiento (a Trump), por lo que enviamos una llamada a los firmantes”, dijo Vail. “La respuesta fue abrumadora. Este esfuerzo refleja las voces de los exfiscales que han servido en el Departamento de Justicia y han firmado la declaración”.
“Espero que la carta sea una evidencia persuasiva de que la teoría legal aparente del fiscal General, William Barr es incorrecta”, dijo al The Washington Post, ayer.
Muchos analistas legales se han preguntado desde que se publicó el informe de Mueller si el abogado especial creía que tenía pruebas suficientes para acusar a Trump y que simplemente no estaba dispuesto a decirlo en voz alta.
Según el informe del informe, Trump, después de enterarse de que estaba siendo investigado por obstrucción, le dijo a su abogado de la Casa Blanca que despidiera a Mueller . Y cuando eso no funcionó, según el informe de Mueller, Trump intentó que se le pasara un mensaje al entonces fiscal general Jeff Sessions, para limitar el alcance de la autoridad de Mueller.
De ese episodio, el equipo de Mueller escribió que había “evidencia sustancial” para indicar que Trump estaba tratando de “evitar un mayor escrutinio investigativo” de él y de su campaña.
“Toda esta conducta, tratar de controlar e impedir la investigación contra el Presidente al aprovechar su autoridad sobre los demás, es similar a la conducta que hemos visto acusada contra otros funcionarios públicos y personas en posiciones poderosas”, escribieron los exfiscales federales en su carta.
Escribieron que el procesamiento de tales casos era “crítico porque la obstrucción no controlada, que permite que la interferencia intencional en las investigaciones criminales quede impune, pone en riesgo todo nuestro sistema de justicia”.
El Dato: Michael Cohen, exabogado de Trump, al ingresar a una prisión “de lujo” para cumplir su condena de 3 años por la trama rusa, dijo que “queda mucho por contarse”.

Fuente: La Razón

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor haga sus comentarios
Por favor ponga su nombre aquí